Skip to main content.

Conociendo a los consumidores de drogas “allí donde están”: los programas de reducción de daños obtienen más apoyo mientras la epidemia de opioides se agrava durante la pandemia de coronavirus

Fellowship Story Showcase

Conociendo a los consumidores de drogas “allí donde están”: los programas de reducción de daños obtienen más apoyo mientras la epidemia de opioides se agrava durante la pandemia de coronavirus

Picture of Dana Ullman

The Mendocino Voice presenta la primera parte de una serie de dos partes sobre cómo el Condado de Mendocino está abordando la epidemia de opioides durante la pandemia y más allá.

Mendocino Voice
The Mendocino Voice
Tuesday, August 31, 2021

To read in English, Click here

En reconocimiento al Día Internacional de la Concienciación sobre las Sobredosis el 31 de agosto, The Mendocino Voice presenta la primera parte de una serie de dos partes sobre cómo el Condado de Mendocino está abordando la epidemia de opioides durante la pandemia y más allá. Al final de este artículo se pueden encontrar más recursos e información sobre cómo obtener apoyo para el trastorno por uso de sustancias y aqui.

Ukiah, 8/31/21 — Shawn Horn lleva ocho meses trabajando en el centro de acogida de la Red de Atención y Prevención de MCAVHN, el mismo lugar al que solía acudir para conseguir jeringuillas. Para cada cliente que llama a la puerta de MCAVHN, Horn tiene un oído empático y una gran risa que tranquiliza incluso al cliente más estresado.

“Aquí no se puede llevar camisa abotonada y corbata. Nadie se sentiría cómodo”, dice Horn. De los varios tatuajes de calaveras que cubren sus brazos, uno tiene la palabra “Lealtad” en su frente. “Me educaron para ser leal”, explica Horn. “A lo que me comprometo, eso es a lo que soy leal”.

Como ex traficante de drogas, Horn sigue teniendo muchos de los mismos clientes, pero en lugar de venderles drogas, ahora les ofrece servicios de reducción de daños y una vía de recuperación, si así lo desean. La paradoja no se le escapa.

“Nunca pensé que estaría trabajando aquí”, dijo Horn. “Sólo quería devolver algo a una comunidad a la que sentía que había perjudicado durante tantos años. Probablemente conozco al 70% de la gente que entra por esta puerta”.

A lo largo de la pandemia, el corazón de la reducción de daños en el condado de Mendocino no dejó de latir desde la oficina de MCAVHN, una modesta casa en una calle lateral del centro de Ukiah. La demanda nunca se detuvo y la clínica nunca cerró. Durante 34 años, MCAVHN, antes conocida como Mendocino County AIDS/Viral Hepatitis Network, ha sido una línea de vida para las personas con VIH, hepatitis viral, enfermedades mentales y usuarios activos de drogas que buscan apoyo. La clínica opera el único intercambio de jeringas en el Condado de Mendocino.

Los estudios han demostrado que los programas de jeringuillas son eficaces en la prevención de las enfermedades infecciosas, un importante problema de salud pública. Un estudio sobre un programa de intercambio de jeringuillas en la ciudad de Nueva York reveló una disminución del VIH y la hepatitis C (VHC) de hasta un 66%. Además de salvar vidas, los análisis de rentabilidad de los programas de jeringuillas estiman que, al ampliar los servicios de reducción de daños, se ahorrarían millones de dólares en costos sanitarios para tratar el VIH/SIDA y el VHC.

La epidemia de opioides ha alcanzado un nuevo nivel de crisis durante la pandemia, lo que ha llevado al gobierno federal a tomar medidas sin precedentes para priorizar los esfuerzos de reducción de daños en la política de drogas de Estados Unidos. Según las estadísticas preliminares de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicadas en julio de este año, 94.134 personas murieron por sobredosis en 2020, frente a las 70.630 de 2019. Es la cifra anual más alta de la que se tiene constancia y el mayor aumento porcentual en un solo año de las últimas dos décadas. En otra primicia histórica, el Congreso ha destinado 30 millones de dólares específicamente para servicios de reducción de daños basados en pruebas, como los programas de intercambio de jeringuillas.

Horn cubre el suelo con bolsas de papel café, llenándolas con agujas limpias, algodón, agua esterilizada, hornillas, naloxona y torniquetes, un kit que salva la vida de los usuarios de agujas y opioides. [Para saber qué es exactamente un kit de reducción de daños, lea el desglose de Shawn sobre un kit de reducción de daños aquí.]

“Soy el último hombre del tótem, pero [sus colegas dicen] que tengo el trabajo más importante aquí porque soy el que más clientes ve”, dice Horn. “Veo a todos los clientes que llegan a la puerta y trato de que se sientan cómodos. Tiene que ser duro venir aquí por agujas o por ayuda. Mucha gente sabe que he estado allí y no parezco un policía”.

Horn se ríe recordando las expresiones de sorpresa de los clientes que conoció cuando era traficante de drogas, cuando les abría la puerta en MCAHVN. La sorpresa inicial se convertía a veces en un interés genuino por saber cómo había cambiado su vida, dice Horn. “La gente decía: ‘Bueno, si tú puedes hacerlo, yo también’. Y yo decía: ‘Sí, si necesitas ese apoyo, dímelo. Yo te entiendo’. Sigo teniendo mi reputación en la calle, sigo viendo a mis amigos y sigo recibiendo el mismo amor que recibía cuando traficaba. Nunca lo he perdido”.

Un retrato de Shawn Horn fuera de la oficina de MCAVHN el 15 de julio de 2021.

El punto de inflexión de Horn se produjo cuando los Servicios de Protección de Menores se llevaron a sus hijos el año pasado. Dejó las drogas y el alcohol de golpe. Le costó casi ocho meses y un sinfín de servicios de apoyo, pero estaba decidido a recuperar a sus hijos, y lo consiguió, incluso aceptando que tiene que “coparticipar con el sistema”, explica.  Recientemente, él y su mujer han dado la bienvenida a su quinto hijo. Lo que sorprendió a Horn fue el nuevo mundo en el que se movía ahora como persona sobria.

“Siempre quise estar limpio y sobrio”, dice Horn. De niño, Horn pensaba que los laboratorios de metanfetamina formaban parte del entorno. “No sabía que existía otra vida. Crecí en una familia de motociclistas alcohólicos. Todo el mundo era un convicto. A una edad temprana no me enseñaron a ir a la escuela, me enseñaron ‘Mira, vas a estar en la cárcel en algún momento de tu vida, así que tienes que estar preparado para eso’. Me preparaban para ese tipo de cosas, no para conseguir un trabajo”.

En California, las muertes por sobredosis han aumentado un 46,7% desde que comenzó la pandemia. El condado de Mendocino ocupa el cuarto lugar del estado en sobredosis mortales de opioides, según los datos preliminares de 2020 del Tablero de Sobredosis de Opioides de California. Según el tablero, las personas menores de 34 años representan la mayoría de las muertes por sobredosis. Desde enero de 2020, ha habido al menos 82 sobredosis mortales en todo el condado, según la Oficina del Sheriff y el Forense del Condado de Mendocino

Las sobredosis de drogas, mortales y no mortales, siguen sin ser reportades. Libby Guthrie, directora ejecutiva de MCAVHN, afirma que esto se debe en parte a la falta de fluidez en el intercambio de datos: los registros de defunción incompletos, las sobredosis no reportadas y un retraso significativo en los reportes contribuyen a la falta de datos. “Hemos visto cientos de sobredosis durante la pandemia. Conocemos a una persona que muere por sobredosis casi cada semana”, afirma Guthrie.

Patti Parker, proveedora de servicios de divulgación y reducción de daños, se reúne con Shawn Horn antes de salir a hacer divulgación en Ukiah el 15 de julio de 2021.

Décadas de políticas estadounidenses fallidas sobre el consumo de drogas, también conocidas como “la guerra contra las drogas”, intentaron imponer la abstinencia a través de la criminalización, encarcelando de forma desproporcionada a las comunidades de color. Durante los últimos cincuenta años, estas políticas han estigmatizado no sólo a la persona que consume drogas, sino también a quienes prestan servicios de reducción de daños.

La reducción de daños es un conjunto de principos más que un programa universalmente definido. Al aceptar el consumo de drogas como un hecho, estos principios se centran en la reducción de los efectos nocivos del consumo de drogas utilizando una variedad de métodos para abordar por qué una persona consume drogas. Además de los intercambios de jeringuillas y el tratamiento de los trastornos por consumo de sustancias, los programas de reducción de daños conectan a los clientes con servicios integrales como el apoyo a la vivienda y la terapia.

No todo el mundo acepta este enfoque y ofrecer jeringuillas en lugar de promover la abstinencia ha sido controvertido. Horn dice que esto ha dado a la MCAHVN la reputación de ser “los bastardos del condado de Mendocino”. Esto se debe en parte a la falta de comprensión de lo que es la reducción de daños.

Así lo ilustra un informe de evaluación de 2019 sobre la planificación de la respuesta a los opioides en la Costa Sur realizado por la Alianza de Salud de Mendonoma. Los encuestados clasificaron los servicios de reducción de daños como el enfoque menos útil para abordar el consumo de drogas en su comunidad. Un encuestado calificó la reducción de daños como “sólo una muleta”. Un ayudante del sheriff del condado de Mendocino entrevistado dijo: “Es mejor mantener a la gente a salvo, pero no estoy seguro de estar completamente de acuerdo con algunas de las prácticas utilizadas que implican entregar a la gente herramientas para el uso de drogas.” En 2019, la Oficina del Sheriff del Condado de Mendocino comenzó a equipar a los oficiales y al personal de la cárcel con Narcan, un medicamento que salva vidas y puede revertir una sobredosis de opioides.

Sin embargo, el personal y los voluntarios de MCAVHN que realizan actividades de divulgación directa afirman que su trabajo consiste en frenar la propagación de la enfermedad y en presentarse ante las personas que se plantean obtener ayuda, dándoles a menudo una segunda, tercera e incluso cuarta oportunidad de tratamiento. “¿No se les considera humanos hasta que se recuperan?”, se pregunta Guthrie. “Alguien que es un consumidor activo sigue siendo un ser humano que tiene necesidades. Vemos su humanidad. Si recaen, les tenemos una consideración positiva incondicional. Eso es todo”. 

Libby Guthrie en la oficina de MCAVHN el 15 de julio de 2021.

A nivel nacional, a medida que las sobredosis de drogas alcanzan un máximo histórico, se ha producido un cambio radical en la forma de abordar la adicción en los Estados Unidos. Los mismos modelos de reducción de daños que MCAVHN ha empleado y defendido durante mucho tiempo, a pesar del estigma que conlleva el consumo de drogas, han ido ganando apoyo de instituciones históricamente resistentes, más recientemente del gobierno federal y de la cárcel del condado de Mendocino.

En mayo, la Administración Biden anunció el Plan de Rescate Americano, una inversión de 41.000 millones de dólares para las agencias nacionales de programas de drogas, incluyendo 705 millones de dólares para apoyar el tratamiento de los trastornos por uso de sustancias (SUDT en sus siglas en inglés) en los centros de salud de la comunidad y en las zonas rurales de Estados Unidos, y 10.700 millones de dólares en fondos para el Departamento de Salud y Servicios Humanos para ampliar el acceso a la prevención del uso de sustancias, el tratamiento, la reducción de daños y los servicios de apoyo a la recuperación, como los programas de Tratamiento Asistido con Medicamentos. 

En julio de este año, Rhode Island se convirtió en el primer estado en aprobar los “centros de consumo supervisado de drogas” y actualmente se ha propuesto legislación para programas similares en San Francisco, Oakland y el condado de Los Ángeles. Desde que se abrió el primer centro de inyección supervisada de drogas de manera informal en los Países Bajos en la década de 1970, existen aproximadamente 120 centros de consumo seguro que funcionan en diez países de todo el mundo, incluidos Canadá, Australia y toda la Unión Europea. Los estudios han constatado efectos positivos, como el aumento de la entrada en tratamiento, la reducción de la frecuencia de consumo de drogas y la disminución de la transmisión de enfermedades infecciosas y de las sobredosis relacionadas con las drogas.

Además de los fondos federales que ahora se destinan a este tipo de servicios para los trastornos por consumo de sustancias, la Legislatura del Estado de California incluyó 13 millones de dólares en el presupuesto de 2021/2022 para la epidemia de VIH/SIDA, las infecciones de transmisión sexual (STIs en sus siglas en inglés), la hepatitis viral y las sobredosis y asignó otros 3 millones de dólares anuales para el Centro de Intercambio de Jeringas, que en parte apoya a MCAHVN.

Por segundo año, MCAVHN recibió fondos para una clínica de Tratamiento Asistido con Medicamentos (MAT) de “baja barrera” del Proyecto de Puntos de Acceso MAT, financiado a través del Departamento de Servicios de Salud y administrado por el Centro de la Fundación Sierra Health. “La baja barrera significa que nos encontramos con Ud. donde Ud. está. La gente puede entrar desde la calle y con Medi-Cal, está cubierto”, dice Guthrie.

MCAVHN ofrece un espectro de servicios de reducción de daños más allá de los programas de intercambio de jeringuillas y MAT, incluyendo un programa de Medicación para el Trastorno por Uso de Opioides (MOUD), asesoramiento, tiras de prueba de drogas de fentanilo, servicios de prevención de sobredosis y entrenamientos de naloxona, así como naloxona. La clínica también ofrece servicios de alojamiento, pruebas y tratamiento de la hepatitis C, pruebas de VIH/SIDA y conexión con la atención médica y servicios de defensa de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI). 

“No promovemos la recuperación, pero la gente que viene aquí sabe que es adicta”, dice Horn. “Mucha gente dirá que facilitamos, pero escuchen, cuando traficaba con drogas lo veía como: ‘En algún sitio van a conseguirla, más vale que la consigan de mí’. Van a conseguir agujas en alguna parte. Van a conseguir algodón en alguna parte. Tanto como si sacas el algodón de un paquete de cigarrillos y lo enrollas… lo van a conseguir en algún sitio. Así que ¿por qué no darles una forma más segura de hacerlo?”

Horn dice que el objetivo final es dejar de consumir drogas, pero la realidad es que para muchas personas eso no cambiará pronto. “La mayoría de las veces vienen por agujas”, dice Horn. “Así que tratamos de sacarlos lo más rápido posible. Sé lo que es querer que te pongan la inyección y marcharte. Y ponerse bien. Pero otras personas vienen aquí y quieren dejar de usar drogas y estar sobrias. Y nosotros podemos ayudar”.

El aislamiento físico impuesto por la pandemia ha afectado negativamente a los consumidores de drogas y a los que están en recuperación en todo el condado, que no pudieron acceder a los servicios en persona o a los grupos de apoyo como lo habían hecho antes de la pandemia. Y el cierre de las fronteras debido a la pandemia hizo que el precio de las drogas callejeras se disparara, añade Horn. Como resultado de la escasez de drogas, la metanfetamina y la heroína se cortan cada vez más con fentanilo, una droga sintética más barata y hasta 100 veces más potente que la morfina, que ha inundado el mercado de drogas en el condado de Mendocino en los últimos dos años. Horn dice que un nuevo problema es el Carfentanil, un tranquilizante utilizado para grandes mamíferos como los elefantes. Este opioide sintético es 100 veces más tóxico que el fentanilo

Para los que prestan servicios de apoyo, reunirse con los pacientes en persona no era factible durante el cierre. La Dra. Lin Taylor, gestora de casos del programa MAT de Mendocino Coast Clinics, que organiza reuniones de apoyo semanales para sus pacientes en Fort Bragg, dijo que la pandemia creó la “tormenta perfecta” para que sus pacientes tuvieran una recaída.

De sus clientes, Taylor dijo: “Hubo bastantes recaídas durante la pandemia. Están aislados. Están ansiosos. Tienen miedo. No tienen responsabilidades sociales ni nadie que los controle y muchos perdieron sus trabajos. Estaban en casa y aburridos y no sabían qué hacer con sus emociones. Fue una tormenta perfecta”.

Taylor explicó los retos que supuso la pandemia: “Hablé [con los pacientes] por teléfono, les envié mensajes de texto o, si podía, les grabé en vídeo, pero mucha gente no tiene acceso al vídeo”, dijo. 

De vuelta a MCAVHN, las relaciones que el personal había estado construyendo con las diferentes comunidades se tensaron debido al cierre por la pandemia. “El seguimiento es el número uno para la gente. Si no te presentas, puedes quedar aislado así”, dice Guthrie, chasqueando los dedos. “Teníamos impulso, pero luego llegó la pandemia. Nos ha costado volver a conectar”.

Shawn Horn recoge y elimina de forma segura las jeringuillas usadas en Building Bridges, un centro de recursos para personas sin hogar en Ukiah, el 15 de julio de 2021. MCAVHN opera el único intercambio de jeringas en el Condado de Mendocino.

En el último año, Horn ha prestado 3.481 servicios a quienes han llamado a la puerta de MCAVHN, en su mayoría clientes recurrentes. Desde Gualala hasta Covelo, los equipos de divulgación recorren el condado recogiendo jeringuillas usadas y distribuyendo jeringuillas limpias. Aunque la pandemia ha retrasado el trabajo de MCAVHN, la clínica nunca ha cerrado del todo sus servicios.

“En resumen, hemos descubierto una manera de tratar a las personas como seres humanos y de conocerlas donde se encuentran”, dice Guthrie. “No nos iremos. Aunque tengamos que hacerlo desde una camioneta por la calle, seguiremos aquí”.

Permanezca atento a nuestro próximo artículo, que examina cómo se está abordando el trastorno por consumo de opiáceos en la cárcel del condado de Mendocino a través de programas de tratamiento asistido con medicamentos.

Dana Ullman reports on health-related stories for The Mendocino Voice with support from the USC Annenberg Center for Health Journalism. This article was produced as a series for the 2021 Center for Health Journalism California Fellowship.

[This article was originally published by The Mendocino Voice.]

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change