Skip to main content.

El costo complica el acceso al cuidado de la salud para los campesinos del valle de Napa

Fellowship Story Showcase

El costo complica el acceso al cuidado de la salud para los campesinos del valle de Napa

Picture of Sarah Klearman

This story is part of a larger project series, "Voices from the Vineyard," led by Sarah Klearman, a 2020 Impact Fellow. She is reporting on how the twin crises of the pandemic and the wildfires have impacted the health of the valley’s farmworkers and their families.

Her other stories include:

Voices from the Vineyard: Napa Valley Register launches reporting project on health of North Bay farmworkers

Voices from the Vineyard, Part 1: 2020 harvest, cut short by North Bay wildfires, 'devastating' for wellbeing of farmworkers

The Waste of the World: Napa Valley must prioritize the health and personhood of its unhoused

 

Voices from the Vineyard, Part 4: Long quarantines inside Napa County-owned farmworker housing made residents feel isolated, anxious

River Ranch resident Jose Segura at the farmworker center in April. Segura, who does not have health insurance, makes too much m
River Ranch resident Jose Segura at the farmworker center in April. Segura, who does not have health insurance, makes too much money to qualify for MediCal, but not enough money to pay his own insurance premiums, he said.
Clark James Mishler
Napa Valley Register
Thursday, May 6, 2021

To read this story in English, Click Here.

Incluso si su patrón le ofreciera seguro médico, José Segura sabe que no le alcanzaría para pagar las primas mensuales.

Segura, 55, ha trabajado como campesino por tres décadas; ha vivido por los últimos dos años en la vivienda para trabajadores agrícolas del Centro River Ranch en St. Helena.

Su esposa e hijos viven en el condado de San Joaquín, donde José vive cuando no es la temporada de siembra y cosecha. Segura nos explicó que es un viaje de 120 millas de ida y vuelta para ir a ver a su familia, y el precio de la gasolina podría rebasar los $420 que paga de renta mensual en River Ranch. El viene a Napa porque prefiere trabajar en los viñedos; nos explicó que desde principios de la primavera hasta finales de otoño hay mucho trabajo, y que es comparativamente bien pagado. 

La naturaleza del trabajo de agricultores temporales como Segura es tal que los salarios son lo que más les importa, más que otros beneficios como seguro médico.

“Acá, como muchos trabajan con diferentes contratistas, no les ofrecen aseguranza médica,” nos dijo, refiriéndose al resto de sus compañeros que estaban compartiendo con él la cena en el patio de River Ranch. ““El problema es - si tu como contratista uno pagas $17 dólares, y él como contratista dos paga $18, pues me voy con el que paga más, con o sin aseguranza.  Entonces muchos no tenemos aseguranza.”

Aseguranza médica en muchos casos es prohibitivamente cara para los campesinos, particularmente para aquellos trabajadores indocumentados, de acuerdo a Herman Varela, uno de los educadores de salud con Dignity Health en el condado de Yolo. Yolo es hogar para muchos de los campesinos que vienen a trabajar por temporadas en los viñedos del valle de Napa.

“La prioridad para el campesino no es su salud, es su sobrevivencia. Es el trabajo. Es proveer para su familia,” nos explicó Varela, quien fue campesino por 20 años. El tiempo que se requiere para recibir atención médica es otro obstáculo que se añade al costo. Una hora en el doctor se traduce en una hora sin sueldo.

"Como yo fui campesino sé que es lo que te falta. Una de las cosas a las que no tenemos acceso es al cuidado médico," son las palabras de Varela.

Una encuesta entre los miembros de la asociación de viticultores de Napa demostró que en 2020 sólo el 12% de ellos ofreció seguro médico a sus trabajadores temporales. De acuerdo a esta misma encuesta, casi dos tercios de los miembros ofrecen seguro médico a sus trabajadores regulares. Los precios son altos para el sector agrícola de California, mencionó Giovanni Peri, profesor de economía en la Universidad de California, Davis, en una entrevista con el periódico The Register en abril de 2020.

José Gómez, 49, que ha vivido en uno de los campos para trabajadores agrícolas por los últimos 14 años, utiliza su seguro para ir a ver a su doctor en Napa. En parte porque tiene algunos problemas médicos que han requerido visitas regulares al doctor en el pasado.

En sus palabras: “Lo que pasa aquí es que si se los ofrecen a mucha gente le pesa agarrarlo. En lugar de seguro médico, tenemos el seguro de trabajo por algún accidente. Si pasa un accidente por trabajo o lo que sea, la compañía paga. Ese es nuestro seguro.”

Tanto Segura como Gómez son residentes legales en los Estados Unidos; ambos tendrían acceso a MediCal, el sistema de salud gubernamental MedicAid en California si fueran elegibles de acuerdo a sus ingresos, nos explicó Laurel Lucia, directora del programa de salud en el Centro Laboral de la Universidad de California en Berkeley. En el caso de Segura, cuando exploró esa posibilidad para su familia, le dijeron que él y su esposa ganaban mucho dinero para ser elegibles, aún para la cobertura de su hija de 18 años, quien todavía depende de ellos.

“Pues - demasiado... cuánto es? No entiendo”, nos dijo que él y su esposa ganan en total como $50,000 anuales. Lucia explicó que, para que una familia de tres sea elegible a MediCal tendría que tener un ingreso combinado de máximo el 138% del nivel de pobreza, que es aproximadamente $30,300. A Segura se le hace una cantidad arbitraria, ya que a veces le cuesta cubrir todos los gastos de la familia, incluso sin contar las primas de seguro.

“Dígame, ¿que es demasiado si ya no alcanza (para nada más)?” comentó Segura.

Las compañías vitivinícolas de mayor reputación les ofrecen a sus trabajadores seguro médico, de acuerdo a Mike Wolf, quien maneja su propia compañía en el valle de Napa. El ofrecer seguro médico “no es solamente una necesidad práctica, es lo correcto.”

Los empleados en la compañía de Wolf no califican inmediatamente para poder registrarse en el seguro médico. Primero tienen que trabajar cierto número de horas en un período de 12 meses. El número de horas trabajadas es más difícil de alcanzar para los trabajadores que vienen solo por temporadas. Wolf nos explicó que recientemente bajo las horas requeridas para ser elegible de 1,700 a 1,200.

El número de horas requeridas, que varían de compañía a compañía, son más difíciles de alcanzar para trabajadores temporales, dijo Wolf, aclarando que él no está hablando por otras compañías. Añadió que, si alguna de las compañías no ofrece ningún tipo de seguro, indudablemente es por el costo.

“Hasta hace algunos años, pagábamos el costo completo de las primas de seguro para nuestros empleados y sus familias. No tomábamos ni un centavo de ellos para ofrecerles muy buena cobertura,” dijo Wolf. Pero explicó que el costo del cuidado médico comenzó a subir y también subieron las primas- Ahora, dependiendo del tipo de cobertura que escojan los empleados, pagan entre el 15% y 20% de sus primas, y entre el 20% y 100% de las primas para sus dependientes.

No es que las primas de seguro médico que ofrecen las compañías son particularmente atroces, de acuerdo Alejandro Bernal, residente del Centro para Campesinos Mondavi situado en Yountville: Le costarían como $200 al mes. Pero Bernal declinó la oferta, sabiendo que además de las primas tendría que cubrir otros costos como el copago.

“La cosa es que a la larga vas a gastar mucho,” que es dinero que prefiere mandar a su esposa e hijos en México. 

Jose Segura, left, eats dinner with his fellow River Ranch residents. Neither Segura nor his wife or daughter have health insurance because the employer-offered and private-payer premiums are too costly for them to afford, Segura said, but he and his wife make too much annually to qualify for MediCal.  Clark James Mishler
Bernal, que ha vivido en el Centro para Campesinos Mondavi por los últimos tres años, nunca ha tenido que ir al doctor en los Estados Unidos; tal vez vaya al doctor para un examen físico en una de sus visitas a México, donde es más barato. Bernal nos dijo que el sistema de salud americano es bueno, pero es “muy caro.”

Entre las personas de bajos ingresos que son indocumentadas, la taza de las personas que carecen de seguro es casi del 90%, según Lucia en Berkeley. En California, por ejemplo, una persona indocumentada solo es elegible para MediCal si es menor de 26 años; el MediCal restringido, una opción de servicios más limitada, en algunos casos cubre cuidados de emergencia y de embarazo para personas indocumentadas de bajos ingresos. Las personas indocumentadas no se pueden registrar en los sistemas a través del Acta de Cuidado Médico Asequible (Affordable Care Act -ACA) en inglés, incluyendo Covered California

“Nos frustra porque no podemos ayudar. No hay nada para las personas indocumentadas. Es muy difícil encontrar recursos para ellos,” dijo Varela, añadiendo que los trabajadores sin documentos legales para estar en los Estados Unidos son “muy muy comunes,” entre la población de campesinos del condado de Yolo.

El acceso al cuidado de la salud y el uso actual de este cuidado son cosas diferentes. Lucia nos dijo ejemplificando el caso de Bernal. El costo inicial para cobertura en el trabajo en general es “bastante alto,” dijo Lucia. Casi medio millón de Californianos que son elegibles para cobertura permanecen sin seguro, y el “costo de las primas es el mayor obstáculo,” añadió.

“48% de los Californianos dijeron que están preocupados o algo preocupados acerca de que les alcance para poder pagar sus primas mensuales de seguro,” dijo Lucia, citando datos de la Fundación para el Cuidado de la Salud de California. “Eso es un poco más que el 45% que dijo que estaban preocupados acerca de que les alcance para poder pagar la renta o hipoteca de su vivienda.”

Es más probable que los americanos que no cuentan con seguro médico busquen atención médica en clínicas comunitarias u hospitales públicos, donde algunos ofrecen un sistema de pago escalonado de acuerdo a los ingresos del paciente, explicó Lucia. OLE Health en el condado de Napa, fundada en los setentas para atender a la población campesina de bajos ingresos, ha jugado este papel en el valle de Napa, de acuerdo María Sánchez, supervisora de acceso a pacientes. Ahora, OLE acepta todo tipo de seguros privados, pero la mayor parte de los pacientes carece de seguro médico; porque esos son los pacientes que “están buscando un lugar donde no tengan que pagar tanto para recibir cuidado médico.”

River Ranch resident Jose Segura at the farmworker center in April. Segura, who does not have health insurance, makes too much money to qualify for MediCal, but not enough money to pay his own insurance premiums, he said.   Clark James Mishler
OLE trabaja con los pacientes para determinar si son elegibles para MediCal o para comprar una póliza a través del programa estatal de Covered California, nos explicó Sánchez. OLE cobra tarifas escalonadas de acuerdo a los ingresos de los pacientes que carecen de seguro médico, Sánchez añadió; la clinica acepta todos, a pesar de que tengan el seguro medio o capacidad de pagar. Algunas veces el reto es informar a los pacientes que pueden beneficiarse de los servicios que ofrece OLE Health, dijo Sánchez.

De acuerdo a Sánchez, los pacientes tal vez tienen miedo de buscar atención médica por una variedad de razones, incluyendo el costo. Algunos pacientes temen que si obtienen servicios a través de OLE les contará en su contra de acuerdo a la regla de cargo público, a través de la cual la administración de Trump dijo que se les negaría residencia temporal (Green Card) a aquellos inmigrantes que dependan de asistencia pública, como estampillas de comida y MediCal por cierto tiempo, reportó el New York Times. La regla creó miedo y confusión en la comunidad inmigrante, y todavía podemos observar su impacto localmente, indicó Sánchez.

Sin acceso a cuidado médico regular, enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, el resultado de altos niveles de colesterol, frecuentemente no se evalúan, dijo Varela de Dignity Health

“Esas son enfermedades furtivas, y (frecuentemente los pacientes sin seguro médico) no saben que las tienen hasta que muestran síntomas, o se enferman de gravedad,” dijo Varela. “Podrían buscar cuidados de emergencia, porque es la única opción que tienen. Solamente van a ir cuando es absolutamente necesario.”

Pero Segura, el residente de River Ranch, dice que ha buscado pólizas de seguro médico privado; la cobertura para él, su esposa y su hija de 18 años costaría $500 al mes, nos dijo que esa es una cantidad que simplemente no puede pagar. En vez de comprar seguro médico él y su familia tratan de “cuidarse mucho”, nos dijo Segura, pero él sabe lo que están arriesgando. 

“Yo prefiero una aseguranza médica a que me aumenten un dólar, dos dólares. Prefiero una aseguranza médica, porque eso te ayuda muchísimo,” dijo mirando alrededor a sus compañeros que viven en River Ranch. “Si tu hicieras una encuesta de las personas que quisieran una aseguranza, aunque fuera de cien dólares al mes, todos la queremos. Todos, todos.”

Este articulo fue traducido de ingles a español por Norma Ferriz. 

Register reporter Sarah Klearman reported this story with support from the Impact Fund, a program of the USC Annenberg Center for Health Journalism.

[This story was originally published by Napa Valley Register.]

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change.