Skip to main content.

La lucha por el corazón de una comunidad del sur de Bethlehem

Fellowship Story Showcase

La lucha por el corazón de una comunidad del sur de Bethlehem

Picture of Sara Satullo
El corazón del centro de South Bethlehem se ubica en las calles Third y Fourth, que están divididas por New Street, una importan
El corazón del centro de South Bethlehem se ubica en las calles Third y Fourth, que están divididas por New Street, una importante puerta de entrada del vecindario.
Saed Hindash | For lehighvalleylive.com
Lehigh Valley Live
Thursday, February 3, 2022

[To read this in English, click here.]

A los 17 años, Cindy Rivas comenzó a trabajar en South Bethlehem’s Car Village Title and Notary. Hoy, la mujer de 37 años es su dueña.

Pero una propuesta para una edificación de 9 pisos de altura en el sitio de su negocio de South New Street, ha dejado el futuro de Car Village en el limbo después de 46 años en el lado sur de la ciudad. Le han entregado documentos de desalojo ya que la tienda que alquila está programada para su demolición.

“Es estresante”, dijo Rivas, quien creció en el vecindario y compró el negocio en el año 2012. Primero, su alquiler aumentó de $800 a $1,000 por mes, luego se vendió el edificio. Buscar una nueva ubicación no ha sido fácil, con algunos propietarios comerciales en el área cobrando $3,000 o más al mes por el espacio comercial en el primer piso. Es una tarea difícil en una comunidad con un ingreso familiar promedio de alrededor de $40,000 y una tasa de pobreza de casi el 28%.

“Queremos quedarnos en el lado sur. Tenemos que restablecernos y no hay dinero. Todo el dinero va al propietario.”

Su negocio se encuentra en uno de los bloques más disputados de South Bethlehem. South New Street actúa como una puerta de entrada desde el Centro Histórico de Moravia más pudiente de la ciudad al norte del río Lehigh hasta el Southside, la hermana menor del lado norte. El Southside es el hogar de Lehigh University, de un costo anual de $73,250, junto con un distrito de artes y un casino donde Bethlehem Steel una vez forjó las vigas de acero que ayudaron a construir los Estados Unidos del siglo 20. South Bethlehem sigue siendo hoy un barrio de clase trabajadora construido y apreciado durante décadas por oleadas de trabajadores inmigrantes.

El propio centro histórico de Southside ofrece un puñado de tiendas de dueños locales y restaurantes étnicos a lo largo de las calles Third y Fourth, que dividen New Street de este a oeste. El distrito de las artes y el casino han impulsado un resurgimiento de Southside que ha agregado restaurantes y cervecerías de alta gama a la mezcla, con favoritos locales como Jenny’s Kuali y La Lupita. El renacimiento está atrayendo una inversión récord al antiguo centro industrial con casi 700 apartamentos de alta gama recientemente construidos o actualmente en proceso. Para el otoño pasado, el alquiler residencial promedio en el código postal 18015 que abarca South Bethlehem había aumentado un 34% a $1,651 desde enero de 2019, según datos de Zillow.

Algunas de las nuevas unidades que se proponen se ubican en el sitio del comercio de Rivas.

La calle South New Street se refleja en la ventana delantera de Car Village Title and Notary. La calle actúa como una importante puerta de entrada al centro comercial de South Bethlehem, haciendo que su futuro sea objeto de acalorados debates. Los residentes y los desarrolladores inmobiliarios difieren sobre cómo debería verse.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Su dilema en este bloque en transición demuestra cómo las visiones de los desarrolladores para el vecindario pueden entrar en conflicto con los deseos de muchos residentes de larga data. Los principales desarrolladores de Southside están presentando proyectos de relleno urbano con apartamentos de lujo y tiendas minoristas de alta categoría dirigidas a estudiantes universitarios y jóvenes profesionales con ingresos disponibles. Los residentes entrevistados por lehighvalleylive.com quieren un desarrollo inteligente y sostenible que priorice viviendas accesibles para los trabajadores al mismo tiempo que preserven la riqueza del carácter del vecindario.

“Me preocupa que las personas que tienen influencia con sus bolsillos, si no están conectadas con los vecindarios en los que están haciendo cambios, podrían estar dañando, sin saberlo, la manera en que funciona la comunidad”, dijo Matt Hengeveld, propietario de una cafetería local.

Tales tensiones ocurren en numerosas ciudades, pero son particularmente agudas en Bethlehem, donde Lehigh University se encuentra en medio de la colina donde se emplaza este vecindario con una población de clase trabajadora fuertemente latina. La comunidad ha dado la bienvenida a los inmigrantes desde su fundación en 1865, lo que resulta en una mezcla cultural responsable de una vitalidad que los residentes temen que ahora esté en riesgo.

La pandemia de coronavirus ha intensificado este conflicto de dos maneras: ha creado un mercado inmobiliario al rojo vivo que tiene desarrolladores urbanos de alta categoría observando numerosas secciones de Southside y ha creado una lente de equidad más aguda a través de la cual se evalúan los desarrollos de vecindarios. El enfoque de equidad hace que muchos residentes estén mucho menos dispuestos a resignarse a un destino aburguesado.

“Este tipo de desarrollo está sucediendo en el Southside porque allí, la tierra es barata”, dijo la concejal de la ciudad, Dra. Paige Van Wirt. “Entonces, cuando hablamos de equidad, pienso que también necesitamos hablar sobre cómo manejamos el desarrollo y preservamos nuestro distrito histórico (de Southside)”.

Car Village Title and Notary, en 323 S. New St., ha estado sirviendo a la comunidad de South Bethlehem durante casi 50 años.   Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Rivas sabe que no hay forma de evitar la demolición del edificio que alberga su tienda, presagiando el tipo de desplazamiento que expresan con temor los residentes de Southside. Ella solo espera reubicar su negocio que ha servido a la comunidad durante casi medio siglo. Su difícil situación preocupa a otros residentes.

“Es casi como si estuviéramos tratando de blanquear a South Bethlehem cuando lo que ha hecho que South Bethlehem sea poderoso, increíble y verdaderamente la estrella en el Lehigh Valley es que South Bethlehem siempre fue una comunidad diversa”, dijo Carolina Hernández, residente y decana asistente y directora de la oficina de servicios comunitarios de Lehigh. “Estamos tratando de borrar todo eso y hacerlo blanco. Y como hispana estoy indignada por ello”.

A medida que un nuevo alcalde y una lista progresista de concejalas de la ciudad asumen sus cargos en Bethlehem y nos adentramos con incertidumbre en el tercer año de esta pandemia, los desarrolladores inmobiliarios y los residentes acuerdan en que la trayectoria de este pequeño corredor comercial determinará en qué se convertirá el Southside en la próxima generación. Pero siguen divididos sobre la mejor manera de hacerlo. ¿Puede este lugar seguir siendo la comunidad ecléctica, un poco abrasiva y acogedora que ha sido durante los últimos 150 años?

South Bethlehem mirando por la calle East Third hacia la antigua planta de acero Bethlehem Steel. Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

A medida que avanza el distrito comercial, también lo hace Southside

 

El Southside nunca ha sido amante de su propio destino. El distrito original creció a la sombra de Lehigh University y la antigua Bethlehem Steel Corp. Las demandas laborales de la compañía trajeron ola tras ola de inmigrantes a South Bethlehem, que se sintieron atraídos por los abundantes, aunque brutales, trabajos que alguna vez estuvieron disponibles en “La Acerera” y las factorías de ropa de la región.

Veintiséis años después de que la planta se silenciara, el vecindario de South Bethlehem es el hogar de unas 20,477 personas, una población que es 42% hispana, una concentración muy por encima del resto del condado de Northampton y Pensilvania. La moderna ciudad de Bethlehem, con una población de 76,044 habitantes y casi un tercio de hispanos, se formó en 1917 cuando los votantes aprobaron unificar el distrito y el asentamiento original de Moravia.

Los puertorriqueños llegaron por primera vez a la ciudad en la década de 1940. Hoy en día, muchos trabajan en la floreciente industria de almacenes o en trabajos de servicio. La migración desde el Estado Libre Asociado continúa hoy gracias a la ubicación privilegiada de Bethlehem, que facilita el vuelo de regreso a Puerto Rico y, hasta hace poco, sus viviendas económicamente accesibles.

Durante siete meses de entrevistas, paneles de discusiones comunitarios y encuestas en el vecindario, docenas de residentes compartieron con lehighvalleylive.com sus temores de que el actual auge de viviendas de lujo amenace el atractivo histórico de South Bethlehem como un lugar de arribo acogedor y económicamente accesible para los recién llegados. Les preocupa que el desarrollo en el centro de la ciudad destruya la composición de la comunidad que aman. Y que, una vez que se ha ido, no se puede recuperar.

“¿Qué les sucede a las personas que han estado luchando, trabajando allí, tratando de ganarse la vida?”, dijo Rivas refiriéndose a la venta de su espacio alquilado. “No obtienes nada. No obtienes ni un centavo”.

Es una de las principales preocupaciones de la concejala de la ciudad de Bethlehem, Grace Crampsie Smith: “Las familias se están yendo. No hay muchos vecindarios donde las familias sientan que es propicio tener una familia entre la vivienda estudiantil y los alquileres de lujo. Estamos perdiendo la riqueza del Southside”.

De los 13 nuevos proyectos residenciales planeados o recién terminados en el Southside, solo uno tiene unidades designadas como económicamente accesibles. (Esa media docena están destinadas al sitio donde ahora opera el negocio de Rivas). A la concejala Rachel León, que vive en Southside, le preocupa que los precios de los alquileres de lujo lleven a otros propietarios a aumentar los precios.

La nueva concejala de la ciudad, Rachel León es la única miembro que vive en South Bethlehem.  Foto de cortesía

“La forma en que fijan el precio de esos apartamentos afecta a la comunidad que los rodea”, dijo León sobre los nuevos desarrollos.

 
 

Los expertos dicen que las leyes de planificación de Pensilvania dificultan que las localidades exijan viviendas económicamente accesibles.

 
 

Los desarrolladores urbanos argumentan que esta afluencia de viviendas, al agregar inventario a diferentes precios, eventualmente aliviará la escasez de inventario de viviendas de bajos y altos ingresos. La Comisión de Planificación de Lehigh Valley ha encontrado que esta escasez general ahora conduce a una feroz competencia entre aquellos en ambos extremos del espectro de ingresos. Obliga a los hogares de bajos ingresos a gastar más de lo que pueden pagar debido a la limitación de viviendas en su rango de precios.

“La escasez en numerosos segmentos de ingresos agrega presión sobre todo el sistema, creando restricciones en todas partes”, escribió la agencia de planificación regional en un informe de febrero de 2021 que evalúa cómo y dónde la pandemia ha puesto en riesgo los empleos y la vivienda.

La tendencia de la pandemia a exponer las brechas entre los que tienen y los que no tienen encuentra un ejemplo vívido en el apretado mercado inmobiliario de Lehigh Valley y Bethlehem. En general, el 50% de los residentes de Bethlehem son dueños de sus casas, pero solo el 30% de los latinos de la ciudad y el 23% de los negros son propietarios de viviendas, según el Censo de los Estados Unidos.

“Cada comunidad donde tienes un mercado vibrante tienes una crisis de viviendas accesibles”, dijo Alan Jennings, el recientemente retirado director ejecutivo de Acción Comunitaria de Lehigh Valley. “La única forma de resolver ese problema son los subsidios y son caros”.

Dentro del Distrito Escolar del Área de Bethlehem, el 43% de los propietarios y el 57% de los hogares rentados gastan más del 30% de sus ingresos brutos en vivienda, algo conocido como estar sobrecargado de costos.

El desarrollador de propiedades, Dennis Benner planea un proyecto de relleno urbano de siete pisos y 70 unidades en la calle 117 E. Fourth Street, en el lugar del antiguo Boys & Girls Club.   Foto cortesía Architecture + Urbanism

NOTA DEL EDITOR: Esta es la primera de una serie de historias sobre South Bethlehem. Encuentra toda la serie “Desplazados” aquí.

Los desarrolladores inmobiliarios con planes para distintos tramos de Southside sostienen que, si la ciudad quiere viviendas más económicamente accesibles, necesita permitir el desarrollo de edificaciones densas y de gran altura, muy lejos de las modestas casas de ladrillo que han albergado a generaciones de habitantes de Southside. Estos nuevos residentes se convertirán en los clientes que las empresas locales de Southside necesitan desesperadamente, dicen.

“Hay espacio para viviendas económicamente accesibles, pero alguien tiene que pagar por ellas”, dijo Dennis Benner, un desarrollador urbano y ex alumno de Lehigh, quien formó parte del grupo de trabajo de viviendas económicamente accesibles de la ciudad. “Alguien tiene que dar un paso al frente. Se necesita densidad y en un núcleo urbano eso significa altura”.

Pero muchos residentes responden que los edificios imponentes estropean los paisajes urbanos históricos tradicionales que hacen que su comunidad sea distintiva y atractiva.

“Es solo porque las personas que toman las decisiones no viven aquí, que no tienen idea de porque los residentes de Southside no quieren ningún edificio de 12 pisos incoherentemente disperso en el centro de la ciudad”, dijo Seth Moglen, un residente de Hillside Avenue de 20 años, profesor de Lehigh y cofundador de South Side Initiative.

El choque por las alturas de los edificios alcanzó un crescendo la primavera pasada. La ciudad dio a conocer una propuesta para limitar la altura en el distrito central de negocios de Southside a 90 pies, que en realidad es menos de lo que ahora permite la zonificación local.

La propuesta produjo una reacción por parte de los residentes, ya que no la percibieron como una mejora del estatus quo, sino como una desagradable sorpresa y una afrenta a la comunidad. La reacción habló de la desconfianza que muchos en el lado sur sienten tanto por sus funcionarios electos como por los desarrolladores inmobiliarios que quieren remodelar su vecindario.

Roy Ortiz es padre de cinco hijos y súper voluntario en South Bethlehem. Dirige el Centro Comunitario de Lynfield en la vivienda pública donde vive, la Pequeña Liga Southside y forma parte de la Junta de Viviendas de la ciudad.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

“Se desaniman. No quieren involucrarse”, dijo Rogelio “Roy” Ortiz, un ex miembro de la junta escolar de Bethlehem, que dirige el Centro Comunitario de Lynfield en su desarrollo urbano de la Autoridad de Vivienda de Southside Bethlehem y forma parte de la junta de la misma Autoridad. “No tienen fe en el sistema”.

El nuevo alcalde, J. William Reynolds reconoce que los nuevos desarrollos edilicios, incluso cuando se levantan en lotes baldíos o reemplazan edificios deteriorados, a menudo conducen a sentimientos de desplazamiento cultural para los residentes existentes.

“Entiendo que la pregunta más importante es: ¿cuál es la identidad de nuestra ciudad y cuál es la identidad de algunos vecindarios en nuestra ciudad?”, dijo Reynolds. “... Creo que algunas de estas conversaciones sobre si un edificio es 10 pies más alto o no, se convierten en un punto de inflamación de sentimientos mucho más grandes y profundos, algunos de los cuales son históricos, otros están muy presentes”.

Muchos estadounidenses están enfrentando problemas financieros y hay una sensación entre algunos residentes de Southside de que estos desarrollos edilicios no son para ellos, dijo Reynolds. Históricamente, la ciudad no ha hecho “un trabajo lo suficientemente bueno” en los temas que son prioritarios para sus residentes de bajos ingresos y debe hacerlo mejor, dijo.

El mundo en pocas cuadras

Los sucios orígenes industriales del Southside y su reputación como la primera parada para los nuevos inmigrantes forjaron un estigma social que persiste hoy en día.

Su crecimiento ha aumentado y disminuido con las fuerzas económicas e internacionales comenzando seriamente en la década de 1870. Primero, los eslovacos, belgas, irlandeses e italianos de Europa dominaron, creando eventualmente su primera escasez de viviendas. Cada nuevo grupo étnico construyó sus propios enclaves en el lado de South Mountain, centrados alrededor de iglesias y clubes sociales.

Las demandas de artillería de la Primera Guerra Mundial hicieron que toda la población de la ciudad creciera casi un 300% en una década. La Ley de Inmigración de 1924 cerró la puerta a los inmigrantes, luego vino la Gran Depresión y la siguiente Guerra Mundial, cuando el empleo en la Acerera alcanzó un máximo de más de 31,000 personas.

Los puertorriqueños llegaron por primera vez al Lehigh Valley en la década de 1940, llenando vacíos de mano de obra en la ardiente fábrica de coque de acero y en las factorías de prendas de vestir. Echaron raíces, estableciendo comunidades, como los inmigrantes que vinieron antes que ellos.

Muchos temen que esta historia de un lugar acogedor y económicamente accesible para los recién llegados ahora se esté escapando. O, peor aún, ya se haya perdido.

“Me encanta vivir aquí porque es el lugar donde viven ‘esas personas’ y yo soy una de ‘esas personas’”, dijo Roger Hudak, de 78 años, sentado en la sala de estar de su casa de East Fifth Street cerca de la calle donde creció. “Todavía hay personas que desprecian el Southside a lo grande porque es el lugar donde ‘siempre viven’ esas personas”.

East Fifth estuvo una vez poblada en gran parte por inmigrantes checoslovacos y rusos. “Aprendías a llevarte bien con todos”, dijo Hudak sobre su educación. Y aunque la mayoría de los vecinos de Hudak son ahora latinos, dijo que la sensación de su comunidad sigue siendo la misma. Sigue siendo un lugar donde conoces a tus vecinos y ellos te dan una mano cuando lo necesitas.

Los residentes de South Bethlehem atesoran su vecindario por su profunda historia, diversidad, inclusión y amabilidad. Las torres de las iglesias construidas por inmigrantes todavía salpican el paisaje urbano.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Este profundo orgullo de lugar que sienten los habitantes del sur se equilibra con la sensación de ser pasado por alto y despreciado por sus vecinos en el más próspero, más cuidado, lado norte del río.

“No me di cuenta del estigma asociado a (Southside) hasta que llegué a Liberty High School”, dijo Hudak, quien forma parte de la Comisión de Conservación Histórica de South Bethlehem.

El proverbial resentimiento de los habitantes de Southside no solo está arraigado en los desaires percibidos. Recuerdan cómo dos de sus vibrantes vecindarios fueron arrasados en nombre de la renovación urbana en la década de 1960 para apoyar las aspiraciones de crecimiento de Lehigh y la Acerera.

“En cualquier momento en que se siente como si se le estuviera haciendo algo al Southside, en lugar de en colaborando con el Southside, se reaviva todo eso”, dijo Karen Beck Pooley, planificadora urbana, profesora de la Lehigh University y miembro de la junta escolar de Bethlehem.

The Gateway at Greenway Park es uno de los proyectos más controvertidos en South Bethlehem que se recuerde recientemente. El edificio de seis pisos reemplaza un jardín comunitario y tiendas.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Ahora, los residentes están viendo a los nuevos desarrolladores urbanos trazar la historia de su centro histórico de una manera que muchos recuerdan amargamente.

 
 

Esta sensación de vivir en un lugar amenazado, con una larga historia de funcionarios electos, desarrolladores urbanos e instituciones que deciden su futuro sin tener en cuenta lo que los residentes quieren, nunca está lejos de la superficie. Para algunos, el escepticismo del Ayuntamiento alimenta la apatía; para otros, el activismo.

 
 

“Siento que la ciudad ya está de acuerdo con los desarrolladores urbanos y en la cama con ellos en lugar de escuchar a la comunidad y proteger el valor histórico de nuestra comunidad y lo que nos hace únicos y lo que los residentes de la comunidad quieren”, dijo Hernández

Una lucha por el futuro

Algunas propuestas de desarrollo recientes definitivamente caen, para muchos residentes, en esa categoría de “algo que se le está haciendo a Southside”.

Los nuevos desarrollos urbanos presentados para el distrito histórico de South Bethlehem a menudo pasan meses en el limbo ante la junta de revisión local a medida que se eliminan las alturas de los edificios y las fachadas. Los desarrolladores urbanos invierten decenas de miles en diseños de edificios que luego se reducen.

El esfuerzo de la ciudad para limitar las alturas de los edificios en el distrito tenía como objetivo agilizar el proceso y fortalecer las protecciones, sin embargo, los residentes lo criticaron. El conflicto resultante deja a los desarrolladores inmobiliarios frustrados y a los líderes de la ciudad sin saber cómo reconciliar a las diferentes facciones.

“La gente se aferra a un pasado y una historia que ya se ha ido y se niega a ir al futuro a un costo real”, dijo Benner, el desarrollador urbano. “Al reducir estas cosas, no obtienes los mejores proyectos que deberías obtener. El edificio de Rafael Palomino es el mejor ejemplo de ello”.

El desarrollador urbano y restaurador Rafael Palomino, planea demoler esta franja de edificios para dar paso a su proyecto de nueve pisos de altura. La fachada estilo italiano del edificio central se incorporará al nuevo diseño.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Palomino redujo su propuesta de edificio de apartamentos de 13 pisos y 80 unidades a nueve pisos y 61 apartamentos, con seis dedicados a viviendas asequibles. A medida que la altura propuesta disminuyó, el edificio perdió comodidades en la azotea, unidades y algunas características arquitectónicas. Palomino gastó alrededor de seis cifras solo en el diseño arquitectónico. Tiene la aprobación de la ciudad para arrasar la estructura, pero está esperando la aprobación del concejo de la ciudad sobre el diseño.

Aún así, dice que no está resentido.

“Tienes un punto de comienzo y tienes un punto de finalización y fue solo un proceso de poder obtener comentarios positivos de la comunidad”, dijo. “No todo el mundo quería un edificio allí, pero creo que mucha gente lo quería. Ven que generará que más personas sean capaces de ir a las tiendas minoristas y restaurantes locales”.

Dos de los desarrollos más polarizantes en la historia reciente de Southside se encuentran al otro lado de la calle del proyecto de Palomino: uno es un edificio de estacionamiento de 626 espacios. Está conectado por un reluciente puente peatonal de vidrio al otro proyecto muy criticado: Gateway at Greenway Park, una edificación de uso mixto de seis pisos de Benner que aún no está completamente arrendada tres años después de su construcción. Se encuentra en el sitio de un antiguo jardín comunitario que la ciudad vendió a Benner por $70,000.

Es uno de esos edificios sobre los que algunos vecinos de Southside bromean: “Eso nunca se construiría en el lado norte de la ciudad”.

La tienda del propietario de JC Jewelry and Gifts, Juan Colello, se encuentra a dos puertas de Car Village de Rivas. Se siente dejado de lado por desarrollos urbanos como el Gateway en Greenway Park, donde, en agosto, ambos espacios permanecieron vacíos. (Un nuevo restaurante, Zekraft, abrió sus puertas en octubre. Vende tostadas artesanales y ensaladas en frasco).

“Todos estos compradores compran en todas partes y las dejan vacías durante años”, dijo Colello. “... No quieren allí una pequeña empresa como yo. Quieren grandes cadenas, creo”.

Hengeveld, el propietario de la cafetería local espera que estos nuevos desarrollos creen un centro más homogeneizado porque los propietarios de pequeños comercios no pueden pagar el alquiler o el costo de construir los nuevos espacios.

Atraídos por la sensación familiar del distrito de negocios de Southside, Hengeveld y sus socios comerciales abrieron en 2016 Lit Coffee Roastery and Bakeshop, 26 E. Third St. Fueron recibidos en un enclave de pequeñas empresas que colaboran y se patrocinan entre sí, algo que él comparó con una atmósfera similar a Plaza Sésamo.

“Esto es algo especial que debemos luchar para mantener aquí. ... Estamos empezando a ver empresas con dueños tan comprometidos personalmente en vivir aquí”, dijo Hengeveld. “No se ve al dueño en el edificio detrás del mostrador en ninguna parte. Está empezando a sentirse como que se está convirtiendo en muchas franquicias”.

Los negocios de dueños locales salpican la East Third Street en South Bethlehem, pero algunas cadenas como Starbucks y Playa Bowls han abierto en los últimos años.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Benner dijo que se preocupa profundamente por los propietarios de pequeñas empresas de Southside a los que ha alquilado. El restaurante inicial de propiedad local que anclaba el edificio de New Street cerró y otra propuesta nunca abrió sus puertas.

“No pudieron lograrlo porque no hay suficiente gente allí para apoyarlo”, dijo Benner. “... No hay masa crítica. Sin la densidad no vas a obtener vitalidad. No vas a obtener ventas minoristas de ningún tipo de importancia y seguro que no vas a obtener viviendas económicamente accesibles”.

El futuro de los negocios de Colello y Rivas está en parte en manos de Palomino y su socio Jeffrey Quinn, quienes planean arrasar esta franja de pequeñas empresas y apartamentos para dar paso a su desarrollo urbano de uso mixto con 61 apartamentos y ecléctico patio de comidas. Son los primeros desarrolladores en comprometerse a construir unidades asequibles en un proyecto a precio de mercado; esas seis unidades ayudaron a obtener el apoyo del ex alcalde Bob Donchez y la mayoría del concejo municipal.

“Soy colombiano. Hay trabajadores en el área y (se necesitan viviendas económicamente accesibles) para todos”, dijo Palomino. “El Southside tiene mucho que ofrecer”.

Rivas, la dueña de Car Village, sigue conflictuada acerca de los cambios. Elogió la inversión de la ciudad en la Greenway, un parque lineal que divide el vecindario con una antigua línea de ferrocarril. Ella da la bienvenida a nuevos negocios en el centro de la ciudad, pero su propio desplazamiento por un desarrollador urbano con más dinero es difícil de aceptar.

Car Village Title and Notary ha sido un elemento básico de Southside durante casi 50 años. Su ventana refleja un estacionamiento de la ciudad de 626 espacios, construido para apoyar el resurgimiento del vecindario.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Car Village ha desempeñado un papel fundamental para Southside durante décadas, dijo Leon. Su propietario anterior reconoció la importancia de tener siempre un empleado de habla hispana detrás del mostrador y ayudó a generaciones de recién llegados a asimilarse a la zona.

“No se puede hablar de la comunidad hispana sin hablar de Car Village”, dijo León. “Se convirtió en este lugar central”.

Rivas quiere continuar sirviendo a sus vecinos y a la comunidad de Lehigh, pero necesita un nuevo espacio comercial.

Después de que 325 South New Street Development LLC comprara oficialmente la propiedad por casi $1 millón a fines de octubre, Palomino envió a sus cinco inquilinos cartas de desalojo pidiéndoles que se mudaran antes del 28 de febrero. Los tres apartamentos se alquilan por $ 700 al mes, en realidad, un excelente precio en South Bethlehem.

“Cuando el edificio se vende, por supuesto, el dueño del edificio recibe el dinero”, dijo Rivas. “No nos ofrecen nada para salir y encontrar una nueva ubicación. Entiendo que tengo que irme. Lo entiendo, pero espero que sea lo suficientemente amable como para darnos más tiempo”.

En una reciente mañana de enero, Palomino y sus cinco inquilinos heredados se encontraron ante el magistrado de distrito local, quien continuó el caso debido a errores que cometió el propietario al presentar el desalojo. Todos los inquilinos dicen que han estado sin calefacción durante más de un mes. (Palomino piensa que se quemó un fusible, algo que dice que está tratando de arreglar. En el ínterin, prometió calentadores).

“Cuando lo compré debería haber dicho: dámelo vacío, no me lo den con los platos sucios”, dijo Palomino después de la audiencia.

En la audiencia, Palomino buscó desalojar a tres inquilinos, incluido Rivas, por sus contratos de arrendamiento vencidos. Dos mujeres que alquilan apartamentos, una con cáncer, tienen varios meses de retraso en el alquiler. La anciana testificó que sus cheques de alquiler fueron devueltos por correo después de la venta.

Fuera de la corte, Palomino prometió trabajar con los inquilinos y darles hasta 90 días sin alquiler para encontrar nueva vivienda o espacio comercial. Dijo que trajo a un agente inmobiliario comercial para ayudar a reubicar a Colello, el propietario de JC Jewelry and Gifts.

“Les dije, ustedes no tienen que pagarme nada. Puedes ahorrar ese dinero para cuando te mudes”, dijo Palomino, quien dijo que trató de ponerse en su posición. “Sé que los alquileres son muy costosos en cualquier lugar de los Estados Unidos”.

La propietaria de Pat's Newstand, Irene Skelly, considera alentador el renacimiento del Southside.   Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

No todos los veteranos de Southside ven los nuevos desarrollos como un error.

Irene Skelly vendió su Your Welcome Inn a Palomino y sus socios comerciales en 2017, planeando abrir un nuevo pub y restaurante. Skelly, quien todavía opera su otro negocio de 47 años, Pat’s Newsstand en 327 S. New St., espera que el proyecto de Palomino continúe el resurgimiento de su vecindario de la infancia. Ella planea retirarse una vez que comience la construcción.

“Es genial en comparación con la forma en que era cuando nos hicimos cargo por primera vez”, dijo Skelly en una tarde de verano mientras los clientes compraban boletos de lotería en la tienda en gran parte vacía. “Es un cambio completo”.

Pero la voluntad de Palomino de reducir su plan en respuesta a las preocupaciones de los sureños no le gana aplausos de Moglen y otros oponentes de densidad y altura.

South Bethlehem ofrece una rareza en la vida urbana: viviendas asequibles con un patio y vistas de la ciudad, dijo Moglen, profesor de Lehigh y residente de Southside.

“Una de las cosas fantásticas del Southside es que está construido en la colina”, explicó Moglen. “El resultado es que puedes ver tu comunidad desde las ventanas de estas casas. ... Si comienzas a levantar edificios estériles grandes y feos que se parecen a los edificios estériles grandes y feos que hay en todas partes, eso desaparecerá. No hay forma de recuperarlo”.

La total desconfianza de los residentes hacia los funcionarios de la ciudad alimentó la avalancha de llamadas telefónicas en oposición al proyecto Palomino durante las reuniones del consejo de la ciudad durante el verano, así como la feroz reacción de los residentes contra el esfuerzo por establecer un nuevo (y, recordemos, más bajo) límite de altura en el distrito histórico de Southside durante una reunión en abril en la que se dio a conocer la propuesta.

“Solo muestran sus caras aquí en tiempos de elecciones”, dijo Ortiz, el voluntario que dirige el Centro Comunitario de Lynfield. “Aquí no somos estúpidos. Sabemos lo que está pasando”.

Muchos residentes tienen la esperanza de que 2022 pueda traer un cambio.

Un nuevo alcalde y una lista de concejalas progresistas, todas hablando el lenguaje de la equidad y la inclusión, juraron el cargo este mes. Esta es la primera vez en la historia de la ciudad que una mayoría femenina gobierna la ciudad de casi 76,000 habitantes.Los residentes apoyan en gran medida una nueva política de la ciudad que por primera vez vincula un incentivo fiscal a los requisitos de vivienda asequible. Los desarrolladores urbanos de ciertas propiedades de South Bethlehem, en gran parte lotes baldíos, pueden recibir una reducción gradual de impuestos, pero deben hacer que el 10% de sus unidades sean asequibles o pagar una tarifa de $25,000 por unidad a la ciudad. Para calificar para viviendas asequibles en tales desarrollos, alguien necesitaría ganar el 80% del ingreso medio del área o menos. Una sola persona alcanza un máximo de $45,840 al año y podría pagar hasta $1,146 al mes por alquiler y servicios públicos, de acuerdo con las pautas federales. El límite para una familia de cuatro es de $65,500 con costos totales de vivienda de hasta $1,637. Los funcionarios esperan usar esos fondos para reforzar el parque de viviendas de la ciudad y rehabilitar casas arruinadas. A algunos residentes les preocupa que la tasa sea demasiado baja.

Bethlehem también convocó a un grupo de trabajo de vivienda asequible, en el que Benner y otro desarrollador, Michael Perrucci, formaron parte.

“En todos los años que he estado haciendo este trabajo, casi 41, este es el mayor esfuerzo que he visto que un municipio local ha puesto en tratar de abordar (la vivienda económicamente accesible)”, dijo Jennings, el recientemente retirado director ejecutivo de acción comunitaria, quien también formó parte del comité.

Muchos residentes dicen que quieren que los requisitos de vivienda asequible se apliquen a cualquier propiedad que se desarrolle. Pero el código de planificación de Pensilvania no lo permite.

No todos están de acuerdo en que South Bethlehem se deja de lado y se pasa por alto.

La subdirectora entrante de Desarrollo Comunitario y Económico de la Ciudad, Alicia Miller Karner, quien dirigió el departamento bajo la administración pasada, se opone a la idea. Ella señala la larga lista de planes de la ciudad que estudian el Southside en los últimos años, el trabajo de Southside Vision y el distrito de las artes como ejemplos principales.

Señaló los intentos de reducir las alturas de los edificios, el distrito de superposición de viviendas estudiantiles recientemente promulgado, así como el nuevo incentivo de vivienda asequible, lo que demuestra como la ciudad tomó en serio las preocupaciones de los residentes.

La nueva concejala León admite que el Southside se ha beneficiado de mucha atención y desarrollo urbanos, pero cree que el rápido ritmo dejó daños a su paso.

“No se ha beneficiado de ello de una manera que crezca orgánicamente con la comunidad que estaba allí”, dijo León. “¿Qué pasaría si se hubieran tomado el momento de protegerlo y amarlo y pensar en ello de la manera en que lo hacen en High Street o cualquier cosa en el lado norte?”

Benner es un optimista de Southside, aunque no de una manera que siempre coincida con los deseos de los residentes.

El paisaje urbano en esta área de South Bethlehem pronto se verá muy diferente si se concretan los numerosos proyectos planificados.  Saed Hindash | Para lehighvalleylive.com

Benner ve un gran potencial sin explotar en el área. Imagina un lugar como el SoHo de Manhattan, un barrio moderno y artístico que ahora es uno de los principales distritos comerciales de la ciudad.

“Creo que es muy raro encontrar propiedades tan cerca de una universidad como Lehigh que no se hayan desarrollado”, dijo Benner. “... Creo que tiene la capacidad debido a su ubicación junto a la universidad de ser un núcleo urbano emocionante y vital donde los jóvenes querrán congregarse si se hace bien”.

La residente e historiadora Kimberley Carrell-Smith no está encantada con la visión de Benner, pero se opone a las descripciones de Southsiders en contra de todo desarrollo. Ella ha abogado por la preservación histórica que puede impulsar el desarrollo económico simbiótico.

“Nosotros ... definitivamente necesitamos encontrar formas en que lo nuevo pueda coexistir pacífica y provechosamente con lo viejo, manteniendo el tejido conectivo histórico ... lo que vale la pena económica y socialmente”, enfatizó Carrell-Smith en una reunión del consejo de la ciudad en mayo.

Este tipo de desarrollo comunitario equitativo, guiado por aquellos que viven y trabajan en South Bethlehem y se ven más afectados por estos cambios, es justo en lo que Community Action Development Corporation of Bethlehem está trabajando en todo el distrito comercial de Southside y sus bloques residenciales.

Pero llega demasiado tarde para Rivas, que mantiene la esperanza de que Palomino cumpla su palabra.

“Entiendo que este proyecto va a suceder y tenemos que irnos, pero solo denos algo de tiempo”, dijo.

Volverán a la corte el miércoles.

Nuestro periodismo necesita tu apoyo. Por favor, suscríbase hoy a lehighvalleylive.com.

Sara K. Satullo realizó esta historia mientras participaba en la Beca Nacional 2021 del Centro Annenberg de Periodismode Salud de laUSC, que proporcionó capacitación, tutoría y fondos para apoyar este proyecto. Puede ser contactada en ssatullo@lehighvalleylive.com.

[This article was originally published by Lehigh Valley Live.]

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change.