Skip to main content.

Part Three (Spanish): Cómo la pandemia de COVID-19 interrumpió planes universitario de latinos en Arizona

Fellowship Story Showcase

Part Three (Spanish): Cómo la pandemia de COVID-19 interrumpió planes universitario de latinos en Arizona

Picture of Daniel Gonzalez

Daniel Gonzalez reported this story while participating in the USC Annenberg Center for Health Journalism’s 2021 Data Fellowship.

Other stories by Daniel Gonzalez include:

How COVID-19 pandemic magnified challenges for Arizona students not proficient in English

Enrollment dropped. Absences soared. How one Arizona school is fighting pandemic learning loss

César Soberanes, 19, estudiante de arte y ganador de la Beca Helios Adelante, posa para una fotografía en el balcón del Edificio
César Soberanes, 19, estudiante de arte y ganador de la Beca Helios Adelante, posa para una fotografía en el balcón del Edificio de las Artes en Phoenix College en Phoenix, Arizona, el 7 de febrero de 2022. Megan Mendoza/The Republic
AZCentral
Wednesday, March 30, 2022

[To read this story in English, click here.]

César Soberanes era un estudiante de último año de preparatoria que planeaba lo que iba hacer después de graduarse. Era la primavera del año 2020, justo cuando la pandemia del COVID-19 estaba cobrando fuerza.

Hijo de una madre inmigrante proveniente de México y de clase trabajadora, su objetivo era convertirse en el primero de su familia en asistir a la universidad.

Tenía su vista puesta en la Universidad Estatal de Arizona (ASU por sus siglas en inglés) después de graduarse de la Academia Preparatoria ASU, una escuela autónoma pública afiliada a la universidad y ubicada en el centro de Phoenix.

Había llenado una solicitud y, tras enterarse de que había sido aceptado, Soberanes se matriculó.

Listo para comenzar las clases el otoño siguiente, comenzó a decirles con orgullo a sus amigos y familiares que se iría a ASU. Durante su ceremonia de graduación de la escuela preparatoria, que requería que los graduados permanecieran en sus autos debido a la pandemia, las palabras "Universidad Estatal de Arizona" aparecieron en una gran pantalla junto a su nombre, indicando hacia dónde se dirigía César .

Eso realmente lo hizo sentir como algo oficial.

Pero Soberanes nunca llegó a ASU. En marzo de ese año, perdió su trabajo en el que ganaba el salario mínimo atendiendo a los visitantes del antiguo Talking Stick Resort Arena, en el centro de Phoenix. Cuando llegó el cierre obligatorio por la pandemia, la arena se vio forzada a cerrar temporalmente.

Incapaz de conseguir otro trabajo a medida que avanzaba la pandemia, César no pudo justificar el gasto financiero que implicaba asistir a la universidad, especialmente porque él mismo era el que estaba pagando la cuenta.

Entonces, solo unas semanas antes de que comenzaran las clases, Soberanes tomó la dolorosa decisión de no asistir.

César sintió que había defraudado a mucha gente, sobre todo a él mismo.

"Durante mucho tiempo había estado anunciando que iría a ASU, Se lo decía a toda mi familia y amigos", recordó Soberanes. "No sabía qué hacer. Me sentía casi como un mentiroso".

No está solo en la frustración relacionada con la pandemia del COVID-19 y que afectó a los jóvenes latinos como él con ambiciones universitarias.

El número de estudiantes latinos que se matriculan en la universidad en Arizona ha aumentado constantemente en los últimos años, lo que se considera clave en los esfuerzos generales para aumentar significativamente la población con educación universitaria del estado, misma que está rezagada con respecto a otras entidades.

César Soberanes, 19, estudiante de arte y ganador de la Beca Helios Adelante, posa para una fotografía. Megan Mendoza/The Republic

Un análisis de los datos de inscripción realizado por el Arizona Republic encontró que la pandemia interrumpió los planes universitarios de miles de estudiantes latinos en Arizona, lo que provocó una fuerte disminución también en la inscripción de latinos en colegios comunitarios locales y en la Universidad del Norte de Arizona (NAU por sus siglas en inglés).

Sorprendentemente, la inscripción de latinos aumentó en la Universidad de Arizona y la Universidad Estatal de Arizona durante la pandemia, a medida que más estudiantes optaron por permanecer en centros educativos del estado.

La inscripción de estudiantes latinos en los Maricopa Community Colleges, que sirven al área metropolitana de Phoenix, se desplomó en más de 7,000 estudiantes entre el 2019 y el 2021, según muestran los datos. Eso equivalió a una caída del 17 por ciento en la inscripción de los últimos dos años en los 10 colegios comunitarios del Distrito de Colegios Comunitarios del Condado Maricopa, según muestra los análisis.

La fuerte disminución en la inscripción de latinos durante la pandemia casi eliminó todo lo ganado en la inscripción de latinos desde el año 2012 en los Maricopa Community Colleges, aseguran los datos.

La caída tan repentina es particularmente preocupante porque los Colegios Comunitarios de Maricopa atienden a la mayor cantidad de estudiantes latinos que buscan la educación superior en Arizona. Debido a sus tasas de matrícula más bajas, los colegios comunitarios a menudo sirven como trampolín para los estudiantes que luego se transfieren a universidades de cuatro años.

La disminución en la inscripción de latinos es alarmante porque Arizona ya tiene una de las tasas más bajas de educación superior en la nación. Las tasas de logro universitario son aún más bajas entre los latinos. Los latinos son el grupo demográfico más grande entre los estudiantes del sistema K-12 (Del jardín de niños al grado 12). Son un grupo demográfico de rápido crecimiento considerado esencial para la futura fuerza laboral y el éxito económico del estado.

En una nota destacada, la cantidad de estudiantes latinos matriculados en las tres universidades públicas del estado aumentó un 10 por ciento durante la pandemia, según muestran los estudios. Pero el aumento no se produjo equilibrado en las tres universidades.

La Universidad de Arizona y la Universidad Estatal de Arizona, las dos universidades públicas más grandes, experimentaron aumentos significativos en la inscripción de estudiantes universitarios latinos en los últimos dos años, 15 y 11 por ciento respectivamente, según indican los datos.

Administradores de la universidad atribuyeron los aumentos a que más estudiantes latinos decidieron permanecer en el estado o inscribirse en cursos por Internet que les permitían aprender desde casa durante la pandemia.

En la Universidad del Norte de Arizona, la inscripción de latinos cayó un 5 por ciento en 2020 y otro 2 por ciento en el 2021, según exponen los registros.

Las disminuciones se presentaron luego de años de aumentos constantes en la inscripción de latinos en NAU antes de la pandemia.

 

Estudiantes caminan en el campus de ASU en el centro de Phoenix durante el primer día de clases presenciales de ASU el 19 de agosto de 2021. David Wallace/The Republic

COVID-19 interrumpió planes universitarios de muchas maneras

Al principio, la pandemia afectó de manera desproporcionada a los latinos, quienes experimentaron altas tasas de dificultades financieras, así como hospitalizaciones y muertes, en parte porque una mayor parte de los latinos tenían trabajos que los ponían en riesgo de la exposición al virus del COVID-19.

"Sabemos que la pandemia, al menos la etapa inicial, golpeó mucho más severamente a las poblaciones que no eran blancas. Tenían el doble de probabilidades de ser hospitalizadas o de morir como resultado del contagio del COVID", aseguró Kishia Brock, vicerrectora adjunta de asuntos académicos y asuntos estudiantiles en el Distrito de Colegios Comunitarios del Condado Maricopa. “La mayoría de ellos fueron afectados porque tienen trabajos de cuello azul (obreros) y no pudieron trabajar de forma remota y tuvieron que continuar manteniendo a sus familias o llegaron a perder por completo sus ingresos durante el cierre”.

Cesar Soberanes, 19, un estudiante de arte y ganador de la Beca Helios Adelante, dibuja para una fotografía afuera del Edificio de Artes en Phoenix College en Phoenix, Arizona, el 7 de febrero de 2022. Megan Mendoza/The Republic

Como resultado, la pandemia interrumpió los planes universitarios de los estudiantes latinos de muchas maneras, según indican las entrevistas con administradores y expertos de colegios y universidades.

Algunos estudiantes latinos se vieron obligados a posponer la inscripción o abandonaron la universidad por completo después de que la pérdida de empleos o ingresos creara dificultades financieras para ellos y sus familias, especialmente aquellos de entornos de bajos ingresos como César Soberanes, cuya madre trabaja como conserje.

El temor es que muchos estudiantes latinos que pospusieron la inscripción o abandonaron la universidad no regresen más.

Otros cambiaron de planes y eligieron permanecer en el estado en lugar de arriesgarse a la incertidumbre financiera y emocional de inscribirse en un colegio o universidad más lejos de su casa. Algunos decidieron inscribirse en cursos solo por Internet en lugar de clases presenciales.

Algunos grupos sin fines de lucro en Arizona han lanzado iniciativas para ofrecer asistencia financiera a estudiantes cuyos planes universitarios se vieron interrumpidos.

La Fundación Educativa Helios y el grupo College Success Arizona, por ejemplo, crearon el Fondo de Resiliencia para Estudiantes Post Preparatoria de Arizona (Arizona Post Secondary Student Resiliency Fund). El fondo brindó apoyo financiero a los estudiantes universitarios que batallaron con gastos inesperados durante los primeros meses de la pandemia, cuando los campus cerraron y muchos estudiantes se vieron obligados repentinamente a regresar a casa para aprender por Internet.

Estudiantes en el campus de ASU, Tempe, Arizona, el 31 de agosto de 2021. Mark Henle/The Republic

Helios se asoció con Education Forward Arizona para crear la Iniciativa de Becas Helios Adelante. El programa ofrece becas de mil dólares a estudiantes cuyos planes de inscripción universitaria se vieron frustrados por la pandemia.

Soberanes recibió una de las becas de Adelante. Usó los mil dólares para comprar libros de texto en el Phoenix College, donde comenzó a tomar clases en el otoño del 2021, después de perderse su primer año en ASU.

Algunos colegios y universidades se han comunicado directamente con los estudiantes con la esperanza de que se vuelvan a inscribir.

Pero las últimas etapas de la pandemia han creado nuevos desafíos para traer de vuelta a los estudiantes.

La escasez de mano de obra generada por la repentina reapertura de la economía ha disparado los salarios. Ahora, en lugar de dificultades financieras, los colegios y universidades compiten con salarios más altos en posiciones para atraer a los estudiantes de regreso al salón de clases.

La meta universitaria de Arizona depende de que más latinos obtengan sus títulos

Arizona se ha fijado la meta de que el 60 por ciento de los residentes del estado de 25 a 64 años completen un título de 2 o 4 años o consigan un certificado o licencia activos para el año 2030.

Arizona ocupa el puesto 30 entre los estados de los Estados Unidos, basados en un análisis de logros universitarios para la población de 25 años o más con un título de licenciatura o superior, según datos del censo del 2020.

La población en edad universitaria de Arizona de los 18 a los 24 años está creciendo. Aumentó casi un 6 por ciento del 2012 al 2020, según los datos del censo proporcionados por la Oficina de Oportunidades Económicas de Arizona.

Pero para lograr la meta del "60 para el 30", 125 mil personas más por año necesitarían obtener un título universitario o un certificado para el 2030. Al menos la mitad de esas nuevas credenciales deberán provenir de personas que ya están en la fuerza laboral y que tienen alguno o ningún estudio universitario.

La meta será imposible de lograr sin un aumento significativo en el número de latinos en Arizona que completen la educación posterior al nivel de preparatoria.

Alrededor del 46 por ciento de los residentes del estado en ese grupo de edad han alcanzado la meta, a partir del 2020, según datos recopilados por Education Forward Arizona y publicados en su sitio de Internet. Solo alrededor del 28 por ciento de los latinos en ese grupo de edad habían completado un título universitario de 2 a 4 años o tenían un certificado o licencia profesional, en comparación con el 55 por ciento de los estudiantes blancos.

"Lo que tenemos que entender es que si vamos a tener éxito como estado, la población latina debe tener una población con mayor educación que la que tenemos actualmente. No podemos seguir teniendo éxito como estado, si nuestra población latina no está creciendo al nivel que necesita", aseguró Richard Daniel, vicepresidente ejecutivo y director de operaciones de Education Forward Arizona, una organización sin fines de lucro que trabaja para ampliar las oportunidades de logros universitarios.

Los estudiantes latinos constituyen la mayor parte de la población de las escuelas preparatorias de Arizona, el 46 por ciento en comparación con el 38 por ciento de los estudiantes blancos.

Sin embargo, los latinos se matriculan en la universidad a tasas más bajas que los estudiantes blancos, 40 por ciento en comparación con 53 por ciento, según muestran los datos del 2020.

Estudiantes caminan junto a la torre del reloj en Mesa Community College. Tom Tingle/The Republic

Caída de inscripción de latinos en colegios comunitarios

En los Maricopa Community Colleges, los administradores se están contactando con los estudiantes que cancelaron su inscripción durante la pandemia y están tomando medidas para evitar que estos dejen de asistir.

“Primero tenemos que resolver cómo mantener a nuestros estudiantes en clases mientras buscamos cómo traer a otros de vuelta”, señaló Brock.

Esos esfuerzos incluyen brindar apoyo a los estudiantes que han tenido dificultades financieras, como la expansión de las despensas de alimentos en las universidades, apuntó Ray Ostos, director de asuntos estudiantiles de los Maricopa Community Colleges.

"Teníamos estudiantes que luchaban contra la inseguridad alimentaria cuando llegó la pandemia y eso lo empeoró mucho más", dijo Ostos.

El distrito ha estado tratando de contactar a los estudiantes que se fueron durante la pandemia. Se enviaron mensajes de texto y se hicieron llamadas telefónicas esta primavera a unos 4 mil estudiantes que cancelaron su inscripción durante la pandemia y no se inscribieron ni se transfirieron a otro colegio o universidad, explicó Brock.

El objetivo es "tratar de que vuelvan a comprometerse y conectarse con nuestra institución", afirmó Brock.

The class of 2021 graduates from high schools around the Phoenix area, including Mesa, Scottsdale, Glendale, Tempe and Phoenix.

El distrito planea usar el dinero federal recibido durante la pandemia para invertir en un programa base. El programa que se lanzará más adelante este año, proporcionará dinero para libros a los estudiantes que recomienden a otros que se fueron durante la pandemia y a los estudiantes que regresen, anunció.

La inscripción de estudiantes latinos en los Maricopa Community Colleges alcanzó un máximo de 41 mil 706 en el 2019. Ese fue un aumento del 23 por ciento desde el 2012, según muestra un análisis de los datos de las inscripciones.

En el 2020, la inscripción de estudiantes latinos se desplomó un 16 por ciento con respecto a las cifras previas a la pandemia, y luego cayó otro 2 por ciento en el 2021. Las disminuciones en la inscripción de latinos en el 2020 y el 2021 casi anularon lo ganado desde el 2012, de acuerdo a los datos.

La disminución en la inscripción de latinos es parte de una disminución aún mayor en la inscripción general en los Maricopa Community Colleges.

La inscripción general ha caído un 30 por ciento desde el 2012, según indican los análisis.

Como resultado, la proporción de estudiantes latinos matriculados en los colegios comunitarios de Maricopa ha aumentado al 37 por ciento del número total de estudiantes matriculados, frente al 26 por ciento en el 2012, registra la información.

El sólido mercado laboral y los salarios más altos han impulsado algunas de las recientes disminuciones en la inscripción, indicó Brock. En el pasado, los estudiantes de comunidades marginadas tenían más probabilidades de renunciar a la universidad para trabajar. Brock cree que un sólido mercado laboral también impide que se inscriban más estudiantes blancos.

"En este momento, puede obtener trabajos de nivel de entrada de 15 dólares por hora y sin tener experiencia", dijo.

Ostos estuvo de acuerdo. "Simplemente están poniendo las cosas en espera. No están buscando con insistencia volver a la educación superior porque están ganando bastante dinero".

Un estudio de los datos del National Student Clearinghouse mostró que la mayoría de los estudiantes que cancelaron su inscripción durante la pandemia dejaron de asistir a la universidad.

"No fueron a ningún otro lado", señaló Lori Lindenberg, directora de análisis y estrategia empresarial en los Maricopa Community Colleges.

Imagen del letrero del campus de la Universidad de Arizona en Tucson. Michael Chow/The RepublicImagen del letrero del campus de la Universidad de Arizona en Tucson. Michael Chow/The Republic

Aumento en matrícula durante pandemia en la UA

En la Universidad de Arizona (UA por sus siglas en inglés), la inscripción de latinos ha aumentado durante la pandemia del COVID -19, lo que puede parecer sorprendente dada la disminución de la inscripción de latinos en otras escuelas, especialmente en los colegios comunitarios.

Los administradores creen que los estudiantes latinos de Arizona que inicialmente tenían la intención de inscribirse en colegios o universidades fuera del estado, optaron por inscribirse en la Universidad de Arizona para estar más cerca de casa durante la pandemia.

Alrededor de 840 estudiantes latinos de pregrado más en el estado se inscribieron en la Universidad de Arizona en el otoño del 2020, en comparación con el año anterior, advierten los análisis.

"Los estudiantes hispanos y latinos, en particular, y sus familias, no necesariamente querían que sus estudiantes se trasladaran a otro lugar sabiendo que era una situación muy volátil", explicó Marla Franco, vicerrectora asistente de Iniciativas de Instituciones de Servicio Hispano ( HSI por sus siglas en inglés) de la universidad.

Durante las primeras etapas de la pandemia, la mayoría de las universidades cerraron repentinamente los dormitorios para ayudar a controlar la propagación del virus del COVID-19, lo que obligó a los estudiantes a empacar sus cosas y regresar a casa, en algunos casos a muy largas distancias. En marzo del 2020, muchos colegios y universidades cambiaron del aprendizaje presencial al aprendizaje por Internet, que se extendió hasta el semestre del otoño del 2020.

"Creo que por esas razones, muchos estudiantes hispanos y latinos y sus familias tomaron la decisión de que si se iban a inscribir en la universidad, que les quedara cerca de casa para que, al menos, independientemente de las condiciones de la pandemia, el estudiante estuviera cerca. Por lo menos la proximidad del hogar, si no sigue viviendo en casa", expuso Franco.

En el otoño del 2020, la matrícula de estudiantes latinos en la Universidad de Arizona aumentó un 9 por ciento a 10 mil 231 alumnos, en comparación con el año anterior, según muestran los datos de inscripción proporcionados por la universidad.

En el otoño del 2021, la matrícula universitaria latina aumentó nuevamente, pero solo en un 2 por ciento, según muestran los datos.

Estudiantes caminan por el campus de la Universidad de Arizona en 2020 en Tucson, Arizona. Emily L. Mahoney/Cronkite News

Los registros de inscripción proporcionados por las universidades incluyen programas solo por Internet. Los aumentos de inscripción de latinos, excluyendo los programas vía remota, fueron menores conforme a lo informado.

Los colegios y universidades donde los latinos constituyen al menos el 25 por ciento de la población de estudiantes de pregrado, son elegibles para recibir fondos federales adicionales como instituciones al servicio de los hispanos, esto buscando brindar apoyo a los estudiantes latinos de bajos ingresos.

La Universidad de Arizona logró esa designación en el 2018. Desde entonces, la universidad ha recibido más de 9 millones de dólares en subvenciones federales a través de un proceso competitivo.

"Lo que es muy importante mencionar aquí es que tenemos que solicitar estos fondos de una manera competitiva; no solo se nos otorgan porque sí", señaló Franco en un correo electrónico de seguimiento de la información. "Y hay niveles cercanos de responsabilidad sobre cómo se utilizan los fondos y con qué propósito. Las HSI no reciben ningún financiamiento automático".

La afluencia de estudiantes latinos en el 2020 durante la pandemia impulsó la inscripción de latinos al 28 por ciento de la inscripción total de estudiantes universitarios en la Universidad de Arizona, según muestra un análisis de los datos de inscripción.

Al año siguiente, la matrícula universitaria latina cayó al 27 por ciento de la matrícula universitaria total, de acuerdo a los registros.

La universidad ha lanzado una serie de iniciativas destinadas a continuar aumentando la inscripción de latinos, desde programas que brindan tutoría a los estudiantes, hasta programas que presentan a los estudiantes los recursos para ayudarlos a encontrar una carrera después de graduarse, aseguró Franco.

El hecho de que más de uno de cada cuatro estudiantes de pregrado en la universidad ahora sea latino es "definitivamente algo para reconocer y celebrar", explicó Franco.

Pero, "no está a la par con la representación que tiene esa población en el estado de Arizona", aclaró Franco, "o la representación de estudiantes latinos hispanos dentro de nuestro sistema escolar en el estado".

Los latinos constituyen aproximadamente un tercio de la población de Arizona, pero representan una proporción mucho mayor de la población estudiantil del sistema K-12, el 45 por ciento. El Condado Pima, donde se encuentra la Universidad de Arizona, tiene una mayor proporción de latinos que el estado en su conjunto: el 38 por ciento de los residentes del Condado Pima son latinos, según registros del censo.

"Así que lamentablemente todavía estamos subrepresentados dentro de nuestra matrícula de estudiantes, a pesar de que hemos logrado un progreso considerable en los últimos dos años", declaró Franco.

Estudiantes de ASU escuchan a los oradores durante una ceremonia virtual con fiestas de visualización en persona en el campus del centro de Phoenix el 3 de mayo de 2021. Nick Oza/The Republic

Cursos remotos aumentaron inscripción a ASU

La Universidad Estatal de Arizona también ha estado tratando de aumentar su matrícula de estudiantes latinos.

Es una cuestión de "dólares y centavos", explicó Matthew Lopez, vicepresidente asociado de ASU para inscripción en empresas académicas y director ejecutivo de servicios de admisión.

Arizona necesita más trabajadores con educación universitaria para atraer más empresas y empleos bien remunerados. El estado va en la retaguardia de otros estados en cuanto a logros universitarios y aumentar la inscripción universitaria de latinos es un factor clave para impulsar la fuerza laboral con educación universitaria, dijo.

"Honestamente es que no estamos educando a suficientes ciudadanos de nuestro estado para seguir haciendo crecer nuestra economía, para seguir siendo un estado competitivo y para que la industria venga y emplee a nuestros ciudadanos", aseguró López.

Los datos de inscripción muestran que la cantidad de estudiantes universitarios latinos inscritos en ASU, aumentó durante la pandemia. La matrícula de estudiantes latinos aumentó un 7 por ciento en el otoño del 2020 en comparación con el año anterior y un 4 por ciento en el otoño del 2021.

El aumento en la inscripción de latinos a estudiantes universitarios se debió en gran medida a un aumento general de estudiantes que se inscribieron en programas por Internet durante la pandemia, afirmó López. La universidad ya había estado invirtiendo en tecnología para expandir sus programas por computadora antes de la pandemia. La expansión de los programas por Internet es parte de los esfuerzos para aumentar la inscripción general.

"Somos una universidad que se basa en encontrar a todos los estudiantes que son admisibles y  tratar de admitirlos en ASU y brindarles la oportunidad de una educación", explicó.

Como resultado, la universidad estaba bien posicionada para recibir una afluencia de estudiantes que preferían inscribirse en cursos por Internet durante la pandemia, apuntó.

Desde el 2012, la inscripción de estudiantes latinos en ASU ha aumentado un 128 por ciento, de 11 mil 480 a 26 mil 210 alumnos en el 2021, según muestra un análisis de los datos de inscripción.

Los latinos ahora representan el 24 por ciento del número total de estudiantes universitarios matriculados en ASU, frente al 19 por ciento en el 2012,de acuerdo con los registros.

Un conductor se dirige al campus de la Universidad del Norte de Arizona en Flagstaff el 2 de octubre de 2019. Tom Tingle/The Republic

NAU se acerca a potenciales estudiantes tras caída en inscripción

En la Universidad del Norte de Arizona, los funcionarios lanzaron un programa durante la pandemia para llegar a los estudiantes que se graduaron de la escuela secundaria en el 2020 y habían mostrado interés en NAU, o habían solicitado, pero no se inscribieron.

NAU es la más pequeña de las tres universidades públicas de Arizona. La matrícula de estudiantes latinos cayó durante la pandemia, en un 5 por ciento en el otoño de 2020 y en otro 2 por ciento en el 2021, según un análisis del periódico The Arizona Republic elaborado con datos proporcionados por NAU.

Las disminuciones en la inscripción de estudiantes latinos durante la pandemia siguieron a los años de aumentos significativos en la inscripción de los alumnos latinos, registra el análisis.

Sin embargo, la inscripción general en NAU ha tenido una trayectoria descendente durante varios años.

Como resultado, los latinos representan una mayor parte de la matrícula general de pregrado en NAU, según muestran los datos. En el 2021, los latinos constituían el 26 por ciento de la población de estudiantes universitarios, frente al 18 por ciento en el 2012.

En 2021, NAU cumplió con los requisitos del gobierno federal para ser designada como una Institución al Servicio de los Hispanos.

Durante la pandemia, NAU lanzó un programa para llegar a los estudiantes que se graduaron de la escuela preparatoria en el 2020 y habían mostrado interés en NAU pero no se postularon.

Antes del alcance, la universidad verificó para asegurarse de que los estudiantes no se hubieran inscrito en ninguna de las otras universidades públicas de Arizona.

“Si un estudiante estaba interesado en regresar, lo hicimos lo más fluido posible, ya que no necesitaban volver a presentar una solicitud por completo y volvimos a ofrecer su beca original”, señalaron los funcionarios en una declaración escrita.

César Soberanes, 19, estudiante de arte y ganador de la Beca Helios Adelante, posa para una fotografía en el balcón del Edificio de las Artes en Phoenix College en Phoenix, Arizona, el 7 de febrero de 2022. Megan Mendoza/The Republic

En cuanto a César Soberanes, el estudiante que tuvo que retirarse de ASU debido a la pandemia, está tomando clases en Phoenix College mientras trabaja para ganar dinero para la matrícula universitaria.

El año que se perdió le dio tiempo para pensar en su futuro. Ha decidido que quiere especializarse en educación artística y convertirse en profesor de cerámica.

Las becas federales Pell que recibió cubrieron el costo de la matrícula en el Phoenix College.

La beca de mil dólares que recibió de la Fundación de Educación Helios le permitió pagar sus libros de texto. De esta manera, no tuvo que aprovechar los ahorros que ha estado construyendo.

Su plan ahora es volver a inscribirse en ASU en el otoño del 2023 y graduarse dos años después, cumpliendo la meta que se propuso a sí mismo y a su familia en el 2020.

"Realmente quiero poder decir que todavía lo estoy haciendo", concluyó.

Daniel González, reportero del Arizona Republic, realizó este reportaje mientras participaba en la Beca de Datos 2021 del Centro Annenberg para el Periodismo de la Salud de la USC, que brindó capacitación, tutoría y financiamiento para apoyar este proyecto.

Comunícate con el reportero por correo electrónico daniel.gonzalez@arizonarepublic.com o al número de teléfono (602) 444-8312. Síguelo en Twitter @azdangonzalez.

[This article was originally published by AZCentral.]

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change.