Skip to main content.

Una “luz de esperanza”: Los Promotores de Salud llenan los vacíos de la respuesta sanitaria pública gracias a la confianza de la comunidad

Fellowship Story Showcase

Una “luz de esperanza”: Los Promotores de Salud llenan los vacíos de la respuesta sanitaria pública gracias a la confianza de la comunidad

Picture of Dana Ullman

This story is part of a larger story led by Dana Ullman, a 2021 California Fellow who is reporting on disparities in the quality and access to health care for Latino and Indigenous peoples in Mendocino County. 

Her other stories include:

In Covelo, COVID clinics expand to reach more communities across Mendo

What lessons can Mendocino learn from the pandemic? We’re launching a health series with help from USC Annenberg Center for Public Health

Dana Ullman / The Mendocino Voice
Dana Ullman / The Mendocino Voice
The Mendocino Voice
Sunday, July 18, 2021

La familia Gutiérrez en su casa el 9 de julio 2021. Jerry y Diego se sientan en la cocina de la familia, que también ha sido un salón de clases para los niños durante la pandemia. El arte de los niños cubre la nevera de la familia, incluyendo una nota cariñosa del hijo de Alma, Diego Dana Ullman / The Mendocino Voice

To read in English, Click here

WILLITS, 7/18/21 ­— A pesar de los quince meses de vida en pandemia en su casa móvil de tres habitaciones, Jerry y Alma Gutiérrez, sus seis hijos, tres pájaros y el gato doméstico Ninja, siguen siendo una familia sana y alegre. Cuando se emitió una orden de quedarse en la casa en marzo de 2020, la familia Gutiérrez decidió permanecer unida a pesar de las estrecheces. Jerry siguió trabajando mientras que los niños (de entre 6 y 17 años) se quedaron en casa con Alma, asistiendo a clases a distancia.

Jerry, que padece una enfermedad cardíaca, y Alma, diabética, han tenido que extremar las precauciones. En medio del caos del aprendizaje a distancia, la inestabilidad de Internet para mantenerse al día con la información de salud pública, el horario de trabajo de Jerry y las comprensibles dudas ante el riesgo de exponer a su familia al COVID-19, ambos padres tuvieron dificultades para obtener información básica y productos de primera necesidad como la comida.

Graciela Botello, una promotora, se convirtió en un salvavidas para la familia. Botello es una de las siete Promotoras de Salud, trabajadoras sanitarias comunitarias especialmente entrenadas. Aunque formalmente es la primera de este tipo en el condado de Mendocino, el modelo es bastante común en toda América Latina, pero ha cobrado fuerza en los Estados Unidos durante la pandemia. A lo largo de la pandemia, los Promotores de Salud han sido fundamentales en las respuestas locales de salud pública para las comunidades latinas de todo Estados Unidos. El programa piloto se ha ampliado recientemente por otro año en colaboración con Nuestra Alianza de Willits y el condado de Mendocino. 

Botello, conocida por muchos como “Chela”, tiene una relación casi familiar con la familia Gutiérrez, ya que el hijo mayor de ellos, que ahora tiene 17 años, fue inscrito en el programa Head Start hace 15 años, donde ella ha trabajado durante 20 años. Botello se reunía semanalmente con la familia, entregándoles alimentos y ropa, y les ayudaba a navegar por el sistema de pruebas y vacunas, cuando estaban disponibles.

“Tuvimos suerte de no enfermarnos y ella siempre estaba pendiente de nosotros”, dice Jerry. “No había mucha información [de salud pública] en español, y Alma, a veces, entiende algunas cosas mejor en español. Algunas cosas están escritas en inglés y no tienen sentido para ella, no podía entenderlas. Chela la ayudaba con eso y se aseguraba de que entendía lo que significaba todo. Ella me llamó con información sobre vacunas cuando había una clínica de vacunas después del trabajo en Laytonville. Si no, no lo habría sabido”.

Jerry, que trabaja a tiempo completo, a menudo no podía ir a las clínicas de vacunación.

“Nos acompañó paso a paso”, dice Jerry. “La primera vez, no pudimos ir porque yo estaba trabajando y ella no paraba de hacer llamadas para ver a qué hora era [la clínica]. Un día me llamó: ‘Sé que sales tarde, pero ve a vacunarte. Ve, ve, ve. Van a esperar’. Así que nos apresuramos, hicimos cola y pudimos vacunarnos”.

La familia Gutiérrez: Jerry y Alma con sus hijos, de izquierda a derecha: Gloria, de 13 años; Juan, de 9; Julián, de 8; Gabe, de 7 y Diego, de 6. Jerry, de 17, no aparece en la foto.Con cuatro hijos menores de 12 años, que aún no tienen edad para recibir la vacuna, la familia sigue tomando todas las precauciones, al tiempo que disfruta del tiempo en familia. “Probablemente haremos una fiesta [para celebrar cuando] COVID haya terminado”, dice Juan. Dana Ullman / The Mendocino Voice

Los promotores, que han recibido entrenamiento para sus puestos, pero que no son necesariamente proveedores de atención sanitaria autorizados, ya cuentan con la confianza de sus comunidades y cubren los vacíos de información sobre salud pública mediante la traducción, la realización de pruebas de COVID-19, la derivación para la vacunación y la respuesta a las necesidades directas de su comunidad con comprensión cultural. En Willits, los promotores proporcionan apoyo a medida, incluyendo alimentos y ropa, ejercicio en grupo al aire libre y apoyo a las familias que han perdido a un ser querido a causa del COVID-19.

Los latinos constituyen el 39,4% de la población de California, pero representan el 56% de los casos de COVID-19 y el 46,4% de las muertes por el virus (actualización), según el cuadro con información de COVID-19 del estado. En el condado de Mendocino, el COVID-19 ha tenido un impacto desproporcionado en la comunidad latina: el 48,8% de todos los casos de COVID-19 hasta la fecha se han registrado en la comunidad latina, que sólo representa el 27,18% de la población del condado. 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en inglés), las personas hispanas o latinas tienen dos veces más probabilidades de contraer COVID-19, casi tres veces (2,8) más probabilidades de ser hospitalizadas y 2,3 veces más probabilidades de morir a causa de la COVID-19 en comparación con las personas blancas, no hispanas. Debido a las disparidades en materia de salud pública, como el acceso reducido a la atención sanitaria preventiva de alta calidad y las altas tasas de comorbilidades, como la obesidad y la diabetes, la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto agudo en las comunidades latinas de todo Estados Unidos.

Trabajadores esenciales, los promotores se han mantenido comprometidos con sus comunidades en Ukiah, Laytonville y Willits a lo largo de la pandemia, incluso cuando se vieron frenados por los múltiples sustos de la exposición al COVID-19 y la pérdida de familiares por el virus.

“Personalmente, ha sido un año duro”, dice Botello, que perdió a dos familiares a causa de la pandemia, y habló a través de un intérprete. “Mucha gente puede no entenderlo, pero cuando vienen de otro país y no tienen la capacidad de comunicarse… [yo] conozco las cosas y veo las necesidades que uno tiene. Creo que eso es lo que siempre me ha motivado a querer ayudar a la gente. [La comunidad] es lo que más me motiva. Creo que a través de Promotores podemos llevar la información, también podemos informarles de qué servicios hay en el condado, porque mucha gente no lo sabe.”

Diana Gómez Martínez clasifica las donaciones de alimentos para su entrega el 23 de junio de 2021. Diana Gómez Martínez hace saber a los trabajadores agrícolas que las promotoras han llegado el 23 de junio de 2021. Dana Ullman / The Mendocino Voice
En un cálido día de finales de junio, los promotores Diana Gómez Martínez, Ana Almanza y Jaime del Águila, empaquetaron cajas con papas, productos enlatados, pasteles dulces y pollo relleno congelado en una nevera.

Ana y Diana, junto con la hija de Diana, viajaron a un remoto viñedo del Valle de Potter donde viven y trabajan entre ocho y diez trabajadores agrícolas. Una mesa de plástico estaba preparada y apilada con cajas de comida. Un trabajador salió, tímidamente al principio, y luego otro y otro.

Cada promotor tiene experiencia personal y una comprensión única de las necesidades de su comunidad. Su trabajo se basa en la confianza y las relaciones existentes en su propia comunidad que van más allá de los portales que ofrecen tests de Covid y los esfuerzos de salud pública y se comprometen directamente con las necesidades cotidianas de una familia como la de los Gutiérrez. Diana trabajó en viñedos y huertos de peras durante más de una década después de mudarse al condado de Mendocino desde Michoacán, México. Cuando llegó la pandemia, sabía exactamente dónde tenía que ir.

“Cuando trabajaba en el campo había veces que no tenía nada más que comer que sopa y si se me acababa no comía en dos días”, dice Gómez Martínez a través de un intérprete. “Últimamente llevamos despensas [de comida] y damos pañales a los que tienen niños pequeños… porque en el campo sé que las mujeres dejan a sus bebés de hasta cuarenta días de edad [mientras] van a trabajar al campo”.

A Diana le da “energía” poder ayudar a las personas que no conocen los recursos que ofrece la comunidad, concretamente a los hispanohablantes monolingües.

“Entiendo un poco”, dice Gómez Martínez, que está inscrita en clases de inglés como lengua extranjera. “Puedo defenderme. Puedo encontrar cosas, pero hay gente en esta comunidad que no lo hace, y por eso lo hago por gente como ellos.

La comunidad latina habla

La primavera pasada, los índices de casos se dispararon en la comunidad latina, llegando a superar el 66,9%. En respuesta, los líderes latinos locales, los grupos de defensa y los medios de comunicación de habla hispana se preocuparon por la falta de traducción al español de la información fundamental de salud pública.

Aquí están los casos divididos por porcentaje del total de casos, desglosados por raza. Aunque los latinos representan sólo una cuarta parte de la población del condado de Mendocino, han constituido de forma abrumadora el mayor número de casos. Sin embargo, desde la ola del invierno, los blancos han contraído el virus en una proporción mayor, lo que ha provocado un descenso significativo. Los latinos siguen representando aproximadamente el doble de la tasa. (Gráfico de Adrián Fernández Baumann)

“Nuestra preocupación es que la comunicación en español ha sido una idea tardía”, dijo Roseanne Ibarra, de Mendocino Latinx Alliance, en una reunión virtual entre líderes latinos, el Departamento de Salud Pública de Mendocino y la Junta de Supervisores en junio de 2020.

Una serie de presentaciones públicas encabezadas por líderes de la comunidad latina siguieron. El 10 de junio de 2020, Salud Pública de Mendocino comenzó a incluir la etnicidad en su actualización diaria de casos, pero no fue hasta después de estas presentaciones, el 2 de julio, que Salud Pública comenzó a publicar actualizaciones diarias de casos en español en Facebook. Después de estas reuniones lideradas por la comunidad, el condado publicó PSAs bilingües de manera más consistente y un grupo de trabajo de equidad COVID comenzó a reunirse regularmente.

Laura Diamondstone, epidemióloga y artista que vive en Anderson Valley, vio muy pronto las señales de alarma al ver que los trabajadores esenciales compartían el transporte de ida y vuelta al trabajo, a menudo sin los equipos de protección personal adecuados. Ella tenía un antídoto.

“El modelo de trabajador sanitario de la comunidad en general es una respuesta eficaz para abordar las desigualdades para responder tanto a las emergencias críticas como a las disparidades sanitarias”, escribió Diamondstone en un comunicado. “Las personas que se ven desproporcionadamente afectadas por las desigualdades sanitarias tienen una valiosa visión sobre cómo llegar a los más marginados dentro de sus comunidades”.

Durante seis meses, con una propuesta en mano para un modelo de Promotores de Salud, fue de puerta en puerta buscando una organización a la que llamar hogar y que le diera apoyo fiscal. Finalmente, llegó a Nuestra Alianza de Willits (NAW), donde los voluntarios ya estaban respondiendo a las necesidades inmediatas durante la pandemia, cosiendo miles de máscaras y convirtiéndose en un banco de alimentos.

“Vimos la necesidad y fuimos detrás de ella”, dice Dina Hutton, profesora de inglés como segunda lengua y presidenta de la junta directiva de NAW. Desde el principio, NAW comenzó en una pizarra cuando los estudiantes de ESL de Hutton discutieron lo que deseaban tener en la comunidad. Hutton anotó sus deseos: un programa extraescolar, un programa de verano para sus hijos, entre otras cosas.

“Ese era nuestro plan estratégico. Les dije que nadie va a hacer esto por ellos. ¿Quieren hacerlo ustedes mismos?”

Lucy Tafoya (izquierda), promotora, reparte agua y conversa con sus compañeras promotoras Diana Gómez Martínez, Chela Botello y una participante en el evento ‘10.000 Pasos’ en Willits el 26 de junio de 2021. Dana Ullman / The Mendocino Voice
Veintiún años después, cuando la pandemia cerró muchos negocios, Hutton dice que NAW “creció y se llenó de trabajo” y el modelo de Promotores de Salud se presentó de forma natural.

“Es el único modelo que creo que podría funcionar”, dice Hutton. “Especialmente en la situación de una familia pobre que no está documentada. Ahí es cuando los promotores pueden ser tan útiles. Su comunidad está aquí y es tan importante como cualquier otra”.

En noviembre de 2020, el programa piloto se puso en marcha con el apoyo fiscal del Condado de Mendocino. Los resultados han “superado las expectativas”.

“Siguen refiriéndose a él como un programa piloto, pero ya ha demostrado ser un componente esencial de cualquier esfuerzo de salud pública”, dice Diamondstone. “Tanto si se trata de una simple promoción de la salud como de la gestión de las enfermedades crónicas o de la respuesta a las epidemias de enfermedades infecciosas, considero que Promotores de Salud es fundamental [para la Salud Pública del Condado de Mendocino]”.

Diamondstone se apartó del programa creyendo “en el uso de los privilegios para abrir puertas, llevar a la gente a la mesa y luego darles los asientos; esencialmente quitarse de en medio y dar crédito a quien lo merece”. Para abordar eficazmente el impacto a largo plazo y las disparidades sanitarias que la pandemia ha puesto de manifiesto, afirma que necesitamos más aportes de estas comunidades.

La pandemia de COVID-19 agrava las desigualdades en materia de salud pública que existen desde hace tiempo

Es un error llamar al virus COVID-19 “un gran igualador”, acuñado sobre todo por el gobernador Andrew Cuomo de Nueva York, entre otros, cuando se tienen en cuenta determinantes sociales como las comorbilidades, la clase y la raza. La pandemia ha puesto de manifiesto las disparidades que existen desde hace tiempo en la atención sanitaria y el acceso a la misma en todo el mundo.

En una presentación coordinada por la Mendocino Latinx Alliance y la Community Foundation of Mendocino County, “Health Disparities: The Latinx Experience During COVID-19” en inglés, el Dr. Aguilar-Gaxiola, director del Centro para la Reducción de las Disparidades en la Salud de la Universidad de California en Davis, hizo hincapié en la necesidad de “replantear la pandemia como un ‘problema de la comunidad’ y no como un problema de ‘salud pública aislado” para abordar el impacto a largo plazo de la pandemia. Una de las claves de este replanteamiento son las fuentes de información fiables que tienen el poder de cambiar el comportamiento.

A pesar de que las vacunas se hicieron más accesibles, la vacunación de los latinos se retrasó, representando sólo el 16,1% de todos los casos en abril, pero a partir del 13 de julio, el 52.3% está parcialmente vacunado gracias en parte al trabajo de los promotores. A través de las redes sociales, los árboles telefónicos e incluso yendo de puerta en puerta, los promotores inscribieron a más de 500 personas para las pruebas y vacunación desde noviembre.

Recientemente también han empezado a hacer pruebas. En algunos casos, las barreras para que los latinos accedan a una atención sanitaria de calidad pueden ser complejas, sobre todo para los inmigrantes indocumentados, que pueden ser monolingües, trabajadores esenciales o tener miedo a interrelacionarse con las fuerzas del orden o los funcionarios del condado. 

Diana Gomez Martinez lets farmworkers know the promotoras have arrived on June 23 2021. Dana Ullman / The Mendocino Voice

Una vez que las vacunas estuvieron disponibles para los trabajadores agrícolas, Diana comenzó a enviar mensajes de texto a sus contactos: “Las tenemos disponibles, es realmente importante que te vacunes”. Diana dijo que a veces decían: “Sí, claro, vamos a hacerlo’, y luego no aparecían”.

“La otra parte es que a veces trabajan seis o siete días a la semana y les resultaba difícil”, añade Keily Becerra, coordinadora de programas de Promotores de Salud, y añade: “Algunos mencionaron: ‘Si es un domingo a una hora conveniente, podríamos hacerlo. Si no, no podemos, porque estamos trabajando en el campo todo el día”.

A nivel nacional se ha utilizado la palabra “indeciso” para describir a los no vacunados, pero un informe de la Kaiser Family Foundation (KFF) publicado en mayo descubrió que en el caso de los latinos el problema parece estar más relacionado con la falta de información o la desinformación que con la indecisión.

El informe de KFF encontró que los latinos tenían el doble de probabilidades de querer recibir una vacuna que los blancos o negros encuestados. Ningún trabajador agrícola que Diana y Ana conocieron en Potter Valley, por ejemplo, había recibido información sobre las vacunas más allá de Facebook hasta que conocieron a las promotoras. Aunque hubo dudas en el momento. “Sin prisa”, dijo un hombre. “Tienes que esperar y ver”, estaba claro que no se les había ofrecido la oportunidad y que no podían tomarse fácilmente el tiempo de trabajar en turnos rotativos y compartir un vehículo. Los Promotores de Salud recomiendan la creación de clínicas de vacunación en los centros de trabajo.

Los funcionarios de salud pública del condado responden

Antes de convertirse en promotora, Becerra se sentía frustrada por la falta de respuesta de los funcionarios en sus inicios.

“Sabíamos que esto iba a suceder”, dijo Becerra a la Junta de Supervisores en junio del año pasado. “Podríamos haber evitado tantas cosas… la falta de acercamiento a la comunidad latina, la falta de comunicación e información precisa no debería ser una razón para que tantas personas de nuestra comunidad se infecten con esta enfermedad”.

Los promotores dicen que se han sentido alentados por el recibimiento de los funcionarios del condado.

“Una de las luces de esperanza en nuestro condado es que la pandemia nos ha revelado los vacíos en nuestras capacidades y nuestros medios”, dijo la Dra. Noemi Doohan, subdirectora de salud del condado, a The Mendocino Voice en una actualización virtual de COVID-19. “Por ejemplo… nuestros servicios bilingües y multilingües no han sido suficientes y hemos trabajado duro durante esta pandemia para mejorarlos”.

La pregunta continúa: ¿cómo se pueden integrar las respuestas equitativas a la pandemia en la estructura de salud pública existente de cara al futuro?

Detrás de lo público, Becerra está trabajando en un plan a largo plazo para el programa, que es formalmente el primero de este tipo en el condado. Los promotores han debatido cómo prepararse para otras respuestas de emergencia, como los incendios forestales, el apoyo a quienes luchan contra los impactos a largo plazo de la pandemia, incluida la salud mental, y la expansión del programa a otras partes del condado.

“Nos encantaría que este programa se adaptara a todo el condado”, dice Becerra. “La comunidad de Willits no es la única afectada por todos estos problemas. Podemos ver los beneficios potenciales de tener un programa de promotores en todo el condado”.

Desde la intersección de la salud comunitaria y la justicia racial, la pandemia no ha hecho más que reforzar la determinación y el compromiso de Becerra con el trabajo que tiene entre manos y encontrar una forma de integrar la organización de base en las estructuras sanitarias existentes. “Creo que se trata de encontrar… un término medio en el que la gente corriente dirija un programa de base y cuente con el respaldo de los profesionales de la salud. Tener ese tipo de infraestructura que vemos en los centros de salud… encontrar un equilibrio entre ambos sería genial”.

“Con los promotores”, continúa Becerra, “queremos asegurarnos de que también empleamos a las personas adecuadas. [Los promotores] no tienen necesariamente la educación formal o el currículum que les permita conseguir un trabajo en el condado, pero conocen la comunidad y saben cómo hacer el trabajo. En realidad, eso es lo que más éxito estratégico tiene para nosotros. Una vez que se pasa a uno de estos otros lugares, donde las reglas son un poco más rígidas, cambia un poco el corazón del programa. Ese es un reto que nos viene a la mente cuando pensamos en avanzar”.

(izquierda) Un retrato de Graciela Botello, promotora de salud conocida por muchos como ‘Chela’, en la oficina de Nuestra Alianza de Willits el 23 de junio de 2021. (centro) Íconos religiosos en la pared de la casa de los Gutiérrez. (derecha) Retrato de Keily Becerra, promotora y coordinadora del programa. Dana Ullman / The Mendocino Voice

Otro desarrollo a largo plazo que a Becerra le gustaría ver, del que se hacen eco otros promotores, sería que hubiera más latinos en los puestos del condado que sean culturalmente sensibles y puedan relacionarse con las experiencias de la comunidad latina, especialmente los hispanohablantes monolingües. Por ahora, los promotores de salud seguirán satisfaciendo las necesidades de su comunidad en la pandemia y después de la pandemia.

“Nos mostró el éxito de algo como esto y también las mejoras que podemos hacer. También hemos aprendido mucho sobre nuestra propia comunidad a través de este programa”, dice Botello, reflexionando sobre el año pasado.

Diana estaba estudiando enfermería antes de mudarse a Estados Unidos. Cuando se le pregunta si volvería a estudiar enfermería, Diana niega con la cabeza y esboza una sonrisa angelical: “Soy feliz haciendo este trabajo”.

Dana Ullman reports on health-related stories with support from the USC Annenberg Center for Health Journalism: https://centerforhealthjournalism.org/ This article was produced as a project for the 2021 Center for Health Journalism California Fellowship. Feel free to reach out to her with your health-related questions, tips and comments: dana@mendovoice.com

Adrian Fernandez Baumann contributed to this story.

[This article was originally published by The Mendocino Voice].

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change.