Skip to main content.

La pandemia saca a relucir la necesidad de un programa de salud para SF

Fellowship Story Showcase

La pandemia saca a relucir la necesidad de un programa de salud para SF

Picture of Ida Mojadad

This story was produced by Ida Mojadad, a participant in the 2019 Data Fellowship, who is investigating the efficacy of the health access program Healthy SF in San Francisco.

Maria G. Contreras, Andrea Guevara-Castro, Johana Fuentes y Edgar Castellanos
Maria G. Contreras, Andrea Guevara-Castro, Johana Fuentes y Edgar Castellanos, todos estudiantes voluntarios a cargo de la Cliníca Martín-Baró de la UCSF, afuera de las instalaciones del centro comunitario donde opera dicha clínica en el Distrito Misión, el 23 de diciembre de 2020.
Kevin N. Hume/S.F. Examiner
El Tecolote
Thursday, January 14, 2021

Click Here to read in English.

Desde que Liliana Fernández, de 50 años, llegó a los EEUU, ha confiado en un programa de San Francisco que proporciona servicios de salud básicos a personas que, como ella, no cuentan con otra opción de seguro.

El programa Healthy San Francisco, se lanzó en 2007 como un primer intento del gobierno local de proporcionar atención médica universal, aunque no una cobertura completa. Está disponible para adultos de bajos ingresos que viven en San Francisco que no son elegibles para la cobertura pública y que no tienen un plan privado. También es uno de los pocos programas que se ofrecen a los trabajadores de San Francisco que no están cubiertos por su empleador.

“No califico para otro seguro médico”, dijo Fernández, que es indocumentada. “El otro seguro que ofrecen, tendría que pagar o simplemente no puedo inscribirme porque no tengo un número de seguro social válido”.

Las opciones se han expandido dramáticamente desde que comenzó Healthy SF. Tres años después de que la Ciudad lanzara el programa, el entonces presidente Barack Obama firmó el Affordable Care Act (ACA, por sus siglas en inglés), un plan de reforma integral de la salud para subsidiar la atención de los hogares de ingresos bajos y medios.

A medida que se implementó la ACA, la inscripción en Healthy SF bajó de 54 mil y se mantuvo estable en aproximadamente 13 mil. La elegibilidad para la cobertura federal y estatal se ha expandido poco a poco, reduciendo la necesidad de Healthy SF.

“Justo cuando comenzó la ACA, el porcentaje de desinscritos aumentó”, dijo Alice Kurniadi, gerente de Healthy SF del Departamento de Salud Pública. “Esas son las cosas por las que nos sentimos bien. Es un programa de último recurso. Es genial, pero no es una cobertura completa”. Para gente como Fernández, sigue siendo la única opción.

Los datos obtenidos y analizados por The Examiner muestran que 9,869 de las 13,824 personas inscritas hasta septiembre se clasifican como hispanos, lo que representa alrededor del 71 por ciento de los atendidos por Healthy SF. Mientras que el informe del estado de inmigración es incompleto, 8,547 dijeron que no eran residentes permanentes legales. La edad promedio de las personas que usan el programa es de 44 años.

En última instancia, las personas que dependen de Healthy SF son de bajos ingresos, a menudo excluidos de otros programas públicos, y pueden tener problemas para navegar por el engorroso sistema de salud. Hasta que el gobierno encuentre una manera de proveer seguro a cada residente, habrá un grupo central de personas que necesiten programas como Healthy SF, una necesidad que se hizo evidente con la pandemia.

“Los números son simplemente devastadores y la población que está en crisis en este momento es la comunidad latina y la comunidad de bajos ingresos”, dijo María Contreras, una organizadora comunitaria de la Clínica Martín-Baró.

“Ha sido una batalla que ha estado en los libros durante mucho tiempo en términos de tener acceso a la atención médica. Ahora más que nunca no podemos dar la espalda a esto”.

Prueba de estrés pandémico

El equipo voluntario de estudiantes de medicina de Martín-Baró forma parte del grupo Latino Task Force, creado para hacer frente a los impactos desproporcionados de la pandemia.

Los estudios de prueba realizados por Latino Task Force y la Universidad de California en San Francisco han encontrado que entre los infectados por el coronavirus, un número desproporcionado son latinos, y muchos de los encuestados no tenían un proveedor de salud básica. Healthy SF puede ayudar a llenar ese vacío.

“Para mí, Healthy SF es una victoria tremenda en muchos aspectos de nuestra comunidad”, dijo Edgar Castellanos, otro organizador comunitario de Martín-Baró, quien es un receptor del DACA. “Es algo personal. Durante mucho tiempo, no tuve acceso a la atención médica. Es un programa muy especial”.

Pero mientras ayudaban a la gente a solicitar beneficios como el seguro de desempleo, cupones de alimentos y programas como Healthy SF, y al mismo tiempo presionaban para que se establecieran sitios de pruebas emergentes, los voluntarios de aquel grupo de trabajo también identificaron las barreras para acceder a los servicios.

Como la clínica gratuita de la Misión inscribió nuevos pacientes, los trabajadores de Martín-Baró descubrieron que muchos eran antiguos usuarios de Healthy SF que habían perdido el acceso o no estaban seguros de su estatus en ese programa. Muchos habían desconectado los teléfonos, presumiblemente debido a que dieron prioridad a la comida y el alquiler ante la pérdida de ingresos, lo que dificultó que obtuvieran ayuda o que los proveedores les contactaran. Un paciente que aún tenía servicio celular pasó unos 45 minutos en el teléfono varias veces tratando de renovar, dijo Contreras.

“Al principio, tomábamos a cualquiera, pero luego nos dimos cuenta de que era un tema de Healthy SF y que deberían estar intensificando”, dijo Castellanos. “Sé que tienen buenas intenciones, pero no son conscientes de lo que realmente está pasando en la comunidad”.

Durante la ola de despidos masivos y la consecuente pérdida de seguro causada por la pandemia, la inscripción en Healthy SF disminuyó al principio. En enero, el programa tenía 13,657 pacientes; en abril bajó a 13,130. Esto puede estar relacionado en parte con la norma de “carga pública” que la administración Trump instituyó en febrero para examinar las solicitudes de los inmigrantes en función de si es probable que dependan del apoyo del gobierno, lo que difunde el temor a utilizar los beneficios entre las comunidades de inmigrantes. La norma fue bloqueada en diciembre, pero el temor prevalece.

El DPH respondió a la emergencia dando inicialmente a los pacientes con fechas de vencimiento de inscripción entre marzo y junio 90 días para renovar; que finalmente aumentaron a 180 días para los pacientes con fechas de vencimiento de inscripción hasta junio de 2021, ya que los organizadores de Martín-Baró abogaron por una pausa durante toda la pandemia. El departamento también trabajó para traer de vuelta a los pacientes que fueron expulsados del programa, lo que aumentó el número de inscripciones una vez más a 13,824 a partir de septiembre. No está claro cuánto de ese impulso se debe al nuevo interés que ha despertado la pandemia.

“Desde el comienzo del año, ha habido diferentes cosas trabajando en oposición a otras”, dijo Kurniadi. “Es un poco difícil entender exactamente lo que está pasando”.

En enero también es cuando los californianos de entre 18 y 26 años de edad se hicieron elegibles para el programa completo de Medi-Cal, sin importar su estatus migratorio. “Cualquier movimiento subsiguiente de personas de Healthy SF a una cobertura más robusta es bienvenido”, añadió Kurniadi.

Los datos muestran que el 20 por ciento de los pacientes de Healthy SF desde que comenzó el programa fueron rastreados como inscritos en la cobertura pública, en el seguro del empleador o en la transición a otros programas. Por otro lado, el 59 por ciento se dio de baja por simple falta de renovación, mientras que el 8 por ciento se anotó como no capaz de pagar la cuota de participante, que se establece con base en sus ingresos, o no pagando el monto total.

El análisis de los datos de inscripción de junio de 2019 a septiembre de 2020 encontró que mientras que algunos hogares médicos, o clínicas asignadas, que atienden a pacientes de Healthy SF vieron cambios insignificantes, algunos tuvieron aumentos considerables.

El Centro de Cuidado Integrado Haight Ashbury de HealthRIGHT 360 duplicó su carga de pacientes de Healthy SF, agregando 199 nuevos clientes bajo el programa. La Clínica Popular Richard F. Fine vio un aumento del 16% en los pacientes cubiertos por Healthy SF. La clínica, así como el Centro de Salud Familiar que también atiende a pacientes de ese programa de salud, están ubicados en el Hospital General de San Francisco Zuckerberg, a donde aproximadamente un tercio de los pacientes acuden a recibir atención.

La clínica Excélsior del Centro de Salud del Vecindario de la Misión tuvo un aumento del 29 por ciento. Los vecindarios Excélsior, Misión y Bayview Hunters Point, con altos números de residentes latinos, negros y de bajos ingresos, usan Healthy SF en las tasas más altas.

La directora ejecutiva del MNHC, Brenda Storey, dijo que no está segura de por qué la clínica Excélsior vio una mayor inscripción en Healthy SF. Sin embargo, desde la pandemia, el MNHC en su conjunto ha inscrito a unos mil nuevos pacientes sin seguro médico que no tienen un centro de atención asignado, lo que dificulta conectarse con la atención cuando se necesita. Se sabe que la atención preventiva es una fuerza importante para mejorar los resultados de la salud.

“Una de las cosas que creo que COVID ha expuesto es la cantidad de personas en la comunidad latina que no tienen una clínica, lo cual fue realmente sorprendente”, dijo Storey. “Uno de los objetivos del programa era hacer exactamente eso, conectar a la gente con clínicas. Sólo significa que tenemos que aumentar nuestros esfuerzos para que la gente sepa qué clínicas están disponibles”.

Lo que dicen los pacientes

Las personas que usan Healthy SF lo valoran mucho. En una encuesta limitada de 39 personas realizada por The  Examiner en el hospital general entre enero y febrero, 17 personas lo calificaron con cinco de cinco cuando se les preguntó cuán útil es el programa. Otras 12 personas lo calificaron con un cuatro, y cuatro personas con un tres.

Hay algunas limitaciones. Michelle White, dijo que puede tomar algún tiempo programar las citas, como para una resonancia magnética que está esperando.

Pero otras opciones también tienen sus desventajas. White tuvo una vez Medi-Cal, pero se le canceló cuando reinscribió a su esposo y ha tenido problemas para navegar la cobertura de salud pública. Esta originaria de la Ciudad de México y residente legal permanente prefiere Healthy SF a Covered California, que en un momento dado le cobraba $400 al mes.

“Por alguna razón, cuando [su marido] fue trasladado a Medicare, me dejaron en su lugar”, dijo White. “Nunca pudimos conseguir que me inscribieran de nuevo. El sistema de salud es como un laberinto”.

Maria Misthos se unió a Healthy SF cuando perdió su trabajo en 2008 y se le asignó North East Medical Services como su proveedor de atención médica. Cuando la ACA se puso en marcha, se cambió a Medicaid, pero habló muy bien de la opción de la ciudad.

“Estaba en el programa y me encantaba”, dijo Misthos respecto al programa Healthy SF. “No me costó nada. Lo descubrí a través del NEMS que era muy, muy bueno”.

Misthos añadió que le costó mucho papeleo inscribirse; el año que olvidó renovar y no recibió una carta para recordárselo, tardó una semana en volver. Pero se dio cuenta de que era como ir a un médico normal para cuidados básicos, como las mamografías.

Fernández dijo que Healthy SF le ha proporcionado exámenes físicos rutinarios y escáneres para sus quistes de ovario, pero que debe pagar de su bolsillo por los servicios dentales o de visión. Aunque necesita gafas, no ha ido a un oftalmólogo en tres años ya que cuesta 100 dólares por cada visita. Este año, decidió priorizar la reparación de sus muelas en un plan de pago de 1,700 dólares. Sus hijos son elegibles para Medi-Cal, pero el costo de las caries y los aparatos de ortodoncia salen de su bolsillo.

El DPH también instruyó a los proveedores médicos para que cubrieran las pruebas de coronavirus después de que la pandemia se prolongó.

Esto se convirtió en una necesidad urgente para Fernández cuando la persona para la que trabajaba como cuidadora contrajo el COVID-19 y murió en agosto. Aunque la pandemia expuso una gran falta de médicos de atención primaria entre los latinos, Fernández pudo contactar inmediatamente con su clínica a través de Healthy SF para hacerse la prueba, confirmando en pocos días que lo había adquirido ella y a su hija menor. Y como la cobertura de Healthy SF no estaba vinculada al trabajo, su cobertura continúa mientras lidia con el desempleo y todavía carece de un completo sentido del olfato.

Su marido también se ha inscrito en Healthy SF, después de muchos años en los que la familia no sabía que estaba cualificado.

“Después de todo lo que pasó, mi marido tiene Healthy SF”, dijo Fernández sobre la experiencia del coronavirus. “Nadie me dijo que él calificaba. Pensé que era sólo para mujeres y niños”.

El requisito de pagar por la visión y los dientes de su bolsillo sigue siendo una barrera para muchos.

La necesidad continúa

Mientras San Francisco sobrelleva la crisis económica derivada de la pandemia, el DPH no ha hecho ningún recorte a los servicios de Healthy SF, dijo Kurniadi.

Pero no se trata sólo de delegar recursos, los residentes necesitan tener un mejor acceso a la información sobre los beneficios, incluyendo actualizaciones como el estado de renovación y el impacto potencial de las políticas de “carga pública”, señaló Contreras.

“Estamos viendo que esta comunidad sigue siendo dejada de lado”, dijo Contreras. “Podemos tener los recursos disponibles, pero la transferencia de recursos a la comunidad, todavía no está ahí ni siquiera con la COVID. Definitivamente estamos viendo una enorme disparidad de salud frente a nuestros ojos”. 

Al menos algunos legisladores estatales están de acuerdo. Los asambleístas Joaquín Arámbula y David Chiu, representantes de Fresno y San Francisco respectivamente, presentaron un proyecto de ley en diciembre que ampliaría la cobertura de Medi-Cal a todos los californianos indocumentados.

Pero hasta que el gobierno encuentre una manera de asegurar que todos estén cubiertos para la atención médica básica, persistirá la necesidad de Healthy SF. Kurniadi dijo que el DPH ha continuado enviando mensajes, capacitando a las partes interesadas, como los organizadores de Martín-Baró, sobre el programa y, mientras tanto, llegar a las personas donde se encuentran.

“Lo que nos encantaría ver es un día en el que todo el mundo tenga cobertura, una cobertura verdadera y completa que tenga las cosas que faltan en nuestro programa”, dijo Kurniadi. “Sería genial si llegáramos a un punto en el que nuestro programa no fuera necesario. Pero el programa se compromete a estar cerca de aquellos que no tienen otras opciones”. 

Este artículo fue producido como parte de una beca con el Centro Annenberg de Periodismo de Salud de la USC. La editora del Centro, Danielle Fox, contribuyó como apoyo y Jacqueline Pinedo contribuyó con el reportaje y las traducciones.

[This story was originally published by El Tecolote.]