Skip to main content.

Para las madres que dan a luz en la costa, las maternidades son un acto de desaparición

Fellowship Story Showcase

Para las madres que dan a luz en la costa, las maternidades son un acto de desaparición

Picture of Dana Ullman
A baby's foot.
A baby's foot.
The Mendocino Voice
Saturday, September 25, 2021

To read in English, Click Here

CONDADO de MENDOCINO, 9/25/21 — Alrededor de las 11 de la mañana del 19 de abril de 2020, Susana Macías, dietista certificada de Mendocino Coast Clinics (MCC en sus siglas en inglés) en Fort Bragg, estaba trabajando cuando empezó a tener contracciones más de dos semanas antes de lo esperado. Cuando las contracciones se hicieron más pronunciadas, Macías llamó a su marido. Luego avisó al hospital de que estaba en camino.

Un mes antes, Macías podría haber conducido dos minutos hasta la Maternidad del Hospital del Distrito de la Costa de Mendocino en Fort Bragg, donde había estado planeando tener su segundo hijo. El polémico cierre de la única Maternidad de la costa el 1º de abril de 2020 dejó a Macías y a otros madres de familia con una sola opción en el condado de Mendocino. La pareja se dirigió al hospital Adventist Health de Ukiah, por la autopista 20, a más de una hora de distancia por una carretera montañosa llena de curvas.

“Estábamos en la 20, y [las contracciones] empezaron a empeorar”, recuerda Macías. “A mitad de camino de la 20, rompí aguas y pensé: ‘Ahora sí está pasando'”. Cuando la pareja llegó a la autopista 101, “podía sentir cómo salía [el bebé]”, recuerda. Macías se planteó parar en Willits, pero estaba decidida a llegar al hospital, donde la esperaba el personal médico. “Así que condujimos más rápido. Simplemente aceleramos por [la autopista]. Me sentí tan mal por [mi marido] porque estaba mirando por la ventana y yo estaba tratando de sostener al bebé. Luego llegamos allí y nos dimos cuenta de que no estábamos familiarizados con el lugar donde está la Maternidad”.

Macías dice que tuvo que buscar direcciones en Google mientras estaba en trabajo de parto. Después de ir a urgencias por error, la pareja finalmente encontró la maternidad. “No podía moverme del coche porque el bebé estaba prácticamente allí”, recuerda Macías. La ayudaron a sentarse en una silla de ruedas y la trasladaron a la sala de partos. A los diez minutos de llegar al hospital y tras tres empujones, Macías dio a luz a un niño sano. “Estaba en estado de shock”, recuerda con lo rápido que sucedió todo.

Macías fue una de las primeras mujeres embarazadas en ser trasladadas a Ukiah. A pesar de ser su segundo embarazo, dice que se sintió perdida navegando el sistema, sin estar familiarizada con los proveedores de salud en otra parte del condado. “Cada vez que iba, veía a un proveedor diferente”, dice Macías. “Dar a luz en la [autopista] 20 era mi peor temor”, dice Macías. “Eso sí que me asustó. Me alegro de haber llegado al hospital”.

La carretera 20. (foto de Dana Ullman/ The Mendocino Voice)

Como trabajadora del área de la salud con un sólido sistema de apoyo, Macías se preocupa por quienes están en su misma situación sin el apoyo de la familia y de algunas de las pacientes de riesgo que atiende en la clínica. “Mis padres están aquí en Fort Bragg, así que pude dejar a mi hijo con ellos cuando nos fuimos a Ukiah cuando estaba de parto”, dice Macías. “Pero sé que hay mucha gente que no tiene eso. Sé que eso podría ser un problema para algunas personas, porque no tendrían a nadie que cuidara de sus otros hijos o no tendrían transporte o suficientes ingresos para la gasolina o diferentes cosas por el estilo.”

La política de seguridad de Covid-19 en el hospital no hizo que la experiencia fuera menos estresante. “Nos preocupaba que [mi marido] no pudiera entrar en la sala de partos, pero así fue porque se permitió a una persona. Si hubiera sido mi primer hijo habría sido mucho peor”, dice Macías. “Por suerte, hicimos el proceso con nuestro primer hijo, así que mi marido pudo ver la ecografía y todo lo demás. Pero esta vez se limitó a llevarme a las citas y a sentarse en el coche. Entendimos que era por la seguridad de todos”. Macías dice que no ha vuelto a Ukiah para las citas de seguimiento y que recibe atención pediátrica en Fort Bragg, porque “es una molestia” [ir a Ukiah]. 

Para otras, el cierre de la maternidad, junto con la pandemia, alteró la forma en que planeaban dar a luz. Daniela Wilkens, de Mendocino, describió el cierre de la maternidad como “agridulce” y su embarazo durante la pandemia como “extremadamente solitario”.

“Cuando ves al bebé por primera vez, cuando oyes los latidos del corazón, cuando empiezas a ver cómo crece o su peso, el sexo, todo, lo estás haciendo tú sola”, dice Wilkens. “Eso es algo que he notado que es muy traumático, incluso para las madres primerizas”.

Kei Velázquez, enfermera practicante y asesora de lactancia en MCC, dice que la pandemia exacerbó el impacto de la maternidad, señalando que las mujeres corren más riesgo de aislamiento durante y después del embarazo. “Tener bebés en esta época, cuando tu trabajo es establecer un vínculo, [mirar] a sus ojos; no puedes hacerlo”, dice Velázquez. “En los bebés quedan impresas las máscaras, no las sonrisas”.

Velázquez dice que también ha sido duro para las parejas y la familia. “[Antes] se incluía a las parejas en cada parte, ahora es sólo una mujer y Facetime”, dice Velázquez. “Es una gran pérdida. Tienen que elegir entre su madre y su pareja. No se puede recuperar ese nacimiento. Les quitas las experiencias de las mujeres que tienen bebés. En lugar de eso, las mujeres se quedan en la cuneta. No podíamos llorar esa pérdida, porque todo el mundo lo estaba perdiendo todo”.

Wilkens, a pesar de la recomendación de su médico y de su embarazo saludable, programó una cesárea para reducir el estrés de dar a luz lejos de casa durante la pandemia. “He oído hablar de muchas mujeres que han tenido que conducir por la autopista 20 en plena noche y con contracciones”, dice. “En todo caso, eso me hizo sentir más cómoda a la hora de programar una cesárea tan pronto como pudiera, porque tenía mucho miedo de eso. Básicamente, elegí no tener una experiencia tan traumática cuando rompiera aguas”.

Wilkens dice que conoce a otras mujeres que tomaron decisiones similares debido al largo viaje y a la costosa logística, como el alquiler de habitaciones de motel, la obtención de tiempo libre en el trabajo, el combustible o el cuidado de los niños. Wilkens señala que no sólo la persona que da a luz tiene que ausentarse del trabajo, sino también su pareja o persona de apoyo. “Es muy estresante”, dice Wilkens. “Tienes que confiar en la gente porque es difícil conducir tú misma, sobre todo un viaje tan largo, con más de ocho meses de embarazo. Tienes que pensar en ese viaje de vuelta a casa [y] tomar muchas decisiones. También he oído hablar de mujeres que tienen que alquilar una habitación de motel durante una semana o algo así porque simplemente no saben [qué esperar] y no pueden caminar. Es otro tipo de privilegio tener los recursos para hacerlo”.

No quiere decir que Wilkens no esté contenta con la atención médica que recibió en Adventist y Care for Her, pero le gustaría tener esos servicios más cerca. “[Mi proveedor de servicios de salud] me dijo que si ocurre algo relacionado con el bebé, tienes que ir a Ukiah”, dice Wilkens. “Oh, ¡no!, eso hace que las urgencias den mucho miedo”.

El cierre de la Maternidad

Detrás del rótulo en el que se lee su nombre escrito con purpurina dorada, Lucresha Renteria, directora ejecutiva de MCC, atiende llamadas y redacta informes, bajo la atenta mirada de una muñeca Ruth Ginsberg. La clínica atiende a unos 10.000 pacientes al año de una población de 20.000 que se extiende desde Fort Bragg hasta Elk, desde Westport hasta Comptche. En 2020, MCC proporcionó servicios prenatales a 186 madres que dieron a luz y 96 madres que dieron a luz hasta julio, según los datos del MCC. Renteria estima que un tercio de los pacientes de MCC buscan atención prenatal.

El cierre del departamento de Obstetricia y Maternidad del Mendocino Coast District Hospital en abril del año pasado no pudo llegar en peor momento, con la pandemia causando estragos en los viajes y el acceso a la atención sanitaria. “Llevo cinco años y medio como directora ejecutiva y ha sido mi batalla número uno mantenerlo”, dijo Renteria. Pero la comunidad perdió. “[Fue] una decisión empresarial, pero triste para nuestra comunidad”.

MCC ha proporcionado atención prenatal desde 2005, pero Renteria y su personal se apresuraron a prepararse con tres semanas de antelación para llenar los vacíos dejados por el cierre. También tuvieron que preparar a las mujeres embarazadas para la costosa realidad de planificar cada vez que necesitaran ver a un proveedor de atención médica. El cierre por la pandemia complicó el tierno periodo de nueve meses para las mujeres embarazadas, que no podían utilizar los servicios de telesalud para escuchar los latidos del corazón de su bebé u otras gestaciones, tenían que viajar al menos tres horas de ida y vuelta por cada cita y no podían tener a su familia junto a ellas para los compartir los hitos del desarrollo del bebé.

Para las mujeres que necesitan apoyo financiero, el MCC recibe fondos del Mendocino Coast District Hospital para ayudar a las mujeres embarazadas y que pueden tener problemas de transporte, alojamiento temporal u otros gastos de atención o en el momento del parto en Ukiah. Renteria describe el fondo como un inconveniente, pero necesario, al no existir otro plan. “El cierre les ha costado un ojo de la cara”, dice. “El fondo fue una forma de mitigar la mala publicidad”.

El condado de Mendocino refleja el declive nacional de la sanidad rural

Las barreras de acceso a la atención sanitaria con las que han tenido que lidiar Macías, Wilkens y otras mujeres embarazadas en la costa reflejan el declive nacional de los servicios de salud reproductiva y de los centros de parto y nacimiento. La pandemia de COVID-19 no ha hecho más que agravar el problema para las comunidades geográficamente aisladas. Antes de la pandemia, casi 100 hospitales rurales han cerrado y el 54% de los condados rurales carecen de unidades de obstetricia, lo que aumenta los desplazamientos y el riesgo tanto de partos en urgencias como de partos prematuros. En un artículo de opinión sobre la salud materna rural, la Dra. Katy B. Kozhimannil, directora del Centro de Investigación de Salud Rural de la Universidad de Minnesota, escribió: “El acceso a la atención sanitaria necesaria en las comunidades rurales -incluido el parto- es un indicador principal de la salud de la nación”.

La Dra. Jodi Parungao comenzó a ejercer la medicina de familia en Adventist Health Ukiah Valley justo antes de que comenzara la pandemia. La pasión de la Dra. Parungao por su trabajo parece inagotable durante uno de los momentos más difíciles para los trabajadores sanitarios de primera línea. La Dra. Parungao salta de las clínicas ambulatorias a la atención prenatal y al parto, al tiempo que es la directora del programa de residencia de medicina familiar de Adventist. Al trabajar con algunas de las mujeres embarazadas en mayor riesgo en el condado de Mendocino, la Dra. Parungao quiere mejorar el acceso a la atención sanitaria materna en todo el condado. Ha visto de primera mano las barreras a la atención sanitaria reproductiva, y tiene algunas ideas.

“El condado de Mendocino es rural y está desatendido”, dice el Dr. Parungao. “Incluso antes de esta pandemia de COVID-19, veíamos a muchas mujeres luchando contra los determinantes sociales de la salud, como el dinero y el acceso a una vivienda segura, la seguridad alimentaria y los trastornos por consumo de sustancias. Y luego no sólo con el cierre de la costa [la maternidad], está la falta de servicios de obstetricia y ginecología en su área. Así que están aún más alejadas de la atención. Eso profundiza las barreras para ellas. Y a eso hay que añadirle una pandemia”.

La Dra. Parungao dice que esto ha hecho que no se presenten a las citas y que se reduzcan las barreras para acceder a los recursos de salud mental y a los recursos sociales de vivienda y alimentación. “Para muchas mujeres, [conducir esa] distancia las pone nerviosas”, dice. “Quieren un médico que conozca realmente su caso. Y por eso hemos visto a algunas mujeres más, que empiezan su atención con nosotros desde el principio. Creo que ése es el mayor cambio que hemos visto”.

En su consulta, la Dra. Parungao ha estado atenta a la detección de la depresión y la ansiedad en todas sus pacientes. La Dra. Parungao dice que está viendo “un montón de mujeres embarazadas con mayores tasas de ansiedad y depresión, que ya es una complicación realmente común en el embarazo. Y creo que es peor con la pandemia de COVID-19”.

“Ofrecer esas pruebas y el asesoramiento desde el principio, en cada visita, es mucho más importante con la pandemia”, dice. “Ya en marzo del año pasado supe que esto era una gran fuente de ansiedad y depresión para mis pacientes, al tener miedo de venir porque es COVID-19”.

El hospital también ha observado un aumento de mujeres embarazadas con COVID-19 sintomático. La Dra. Parungao subraya las pruebas de los CDC sobre la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 para las embarazadas, que ella recomienda que reciban sus pacientes. La escasez de personal y la saturación de las instalaciones del hospital, intensificada por la reciente oleada de la variante del Delta, no han mejorado el acceso a la asistencia sanitaria ni han dado a nadie mucho tiempo para reflexionar. A pesar de todos los retos que el COVID-19 ha traído a la consulta de la Dra. Parungao, ella y sus colegas también ven las oportunidades.

“La pandemia nos ha permitido ser más creativos”, dice el Dr. Parungao. “Hemos ofrecido visitas en la acera o en el coche a las mujeres embarazadas y visitas telefónicas y por video a lo largo del embarazo de forma intermitente. Hay muchas formas creativas de ofrecer más atención durante la pandemia. Estas son cosas que son estupendas para cualquier paciente rural desatendido y yo pensaría que continuaríamos con esto incluso después de COVID-19”.

La pandemia también ha frustrado los esfuerzos por establecer relaciones entre las clínicas tras el cierre de la maternidad. A Renteria le preocupa no saber a dónde van las pacientes de MCC después de ser trasladadas y se pregunta si las pacientes trasladadas saben que pueden recibir atención postparto más cerca de su casa.

Los esfuerzos por establecer relaciones con las clínicas locales tras el cierre del centro de partos siguen siendo esquivos. “Quiero romper estos silos y tender puentes, y eso lleva tiempo”, dice Taff Cheneweth, enfermera y directora del Centro de Parto Familiar de Adventist. “Lo que yo llamo vías de atención en las que tenemos un camino claro para que las pacientes vengan a nosotros eventualmente aquí, pero también vuelvan a [su clínica local]”.

Cheneweth está estudiando la idea de contar con matronas móviles y una aplicación (como esta) para educar a las mujeres embarazadas y que pueden estar limitadas por la geografía u otras barreras. La Dra. Parungao dice que le encantaría que las padres que dan a luz tuvieran un alojamiento en lugar de habitaciones de motel, como las casas Ronald McDonald para las familias que viajan largas distancias por necesidades médicas.

Por ahora, Renteria y su personal en MCC utilizan los fondos de cierre de la maternidad para ayudar a las necesidades de las mujeres embarazadas a viajar y pasar la noche en moteles. Cuando ese fondo se agote, Renteria tendrá que negociar para conseguir más.

Cuadro extra con información/recursos:

En California se está investigando el impacto de COVID en el embarazo. Los investigadores de la UCSF están estudiando actualmente la seguridad del embarazo para las mujeres embarazadas que dan a luz con COVID-19 a través de un proyecto llamado ASPIRE. Otro estudio de la UCSF llamado HOPE está evaluando los factores ambientales y biológicos durante la pandemia en el embarazo y los bebés. Otro proyecto, SACRED, está midiendo la experiencia de las mujeres negras embarazadas en los hospitales.

Las mujeres embarazadas en la Costa pueden acudir a un proveedor local hasta las 28 semanas de embarazo. Aquí tienes algunos recursos:

Mendocino Coast Clinics en Fort Bragg

(707) 964-1251

Mendonoma Health Alliance en Gualala

(707) 412-3176 x102 info@mendonomahealth.org


[This article was originally published by The Mendocino Voice.]

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change.