Skip to main content.

“Un trabajo de amor”: Un programa innovador para tratar a los consumidores de opioides encuentra un sorprendente hogar en la cárcel del condado de Mendocino

Fellowship Story Showcase

“Un trabajo de amor”: Un programa innovador para tratar a los consumidores de opioides encuentra un sorprendente hogar en la cárcel del condado de Mendocino

Picture of Dana Ullman
A view of the entrance to the Mendocino County Jail
A view of the entrance to the Mendocino County Jail
Courtesy of the MCSO jail website
The Mendocino Voice
Sunday, September 19, 2021

To Read in English, Click Here

UKIAH, 19/19/21 ––Todas las mañanas, el capitán Timothy Pearce, comandante de la cárcel del condado de Mendocino, llega a las instalaciones en las que ha trabajado durante los últimos 18 años y lee un tablero codificado, preparado por el personal médico de la cárcel, en el que se hace un seguimiento de las personas detenidas bajo control de desintoxicación que han dado positivo en opiáceos o alcohol. El 30 de julio, cuando Pearce habló con The Mendocino Voice, siete personas habían dado positivo en opiáceos.

En los últimos dos años, al menos 16 personas de la cárcel del condado de Mendocino han sufrido sobredosis mientras estaban detenidas. La cárcel, en la primera línea de la epidemia de opioides, se ha volcado al tratamiento asistido con medicación para los consumidores de opioides, un cambio progresivo respecto a las políticas anteriores. El hecho de que las personas con trastorno por consumo de opioides estén recibiendo tratamiento para su adicción en una cárcel del condado puede resultar sorprendente, pero lo que alarma a los encargados son los riesgos de no tratar el consumo de sustancias, incluidas las altas tasas de sobredosis, tanto en la cárcel como una vez que esos presos son liberados.

La cárcel ha experimentado una reciente ola de sobredosis: al menos siete en lo que va de 2021, según los comunicados de prensa emitidos por la Oficina del Sheriff del Condado de Mendocino (MSCO por sus siglas en inglés). Hasta ahora nadie ha muerto este año, probablemente gracias a Narcan, un medicamento que salva vidas y que puede revertir una sobredosis de opioides. El personal de MCSO ha utilizado Narcan durante los dos últimos años

Pearce dice que las personas detenidas que se están desintoxicando del alcohol y los opiáceos son las “personas más peligrosas en custodia, más frágiles que el resto. Y me preocupa que de alguna manera se escapen o que ocurra algo”

Las cárceles y los centros penitenciarios son entornos peligrosos para las personas adictas. En Estados Unidos, se calcula que el 65,8% de las personas que se encuentran en las cárceles locales tienen un trastorno por consumo de sustancias, según un informe del Centro de Adicciones. Algunos pueden sufrir abstinencias que ponen en peligro su vida si no pueden acceder a una atención médica adecuada. Los que han iniciado un tratamiento fuera de la cárcel podrían recaer si no pueden continuar el tratamiento en la cárcel. Y la disminución de la tolerancia y la falta de tratamiento durante el encarcelamiento han hecho que la sobredosis de drogas sea la principal causa de muerte tras la salida de la cárcel, especialmente entre las mujeres

“Cuando salen de aquí y hay traficantes esperándoles, vuelven a consumir la cantidad habitual de heroína [u otras drogas] que consumían antes de entrar, y la mayoría de las veces mueren por ello”, afirma Pearce. El Departamento de Servicios de Salud de California (DHCS por sus siglas en inglés) afirma que “las personas que salen de las prisiones y cárceles tienen 40 veces más probabilidades de morir de sobredosis en las dos primeras semanas en comparación a la población general de California”.

Hasta hace poco, la política de MCSO en la cárcel con respecto al uso de sustancias se limitaba a una desintoxicación escalonada con buprenorfina para aliviar la abstinencia, sin más tratamiento. Un informe de 2018 publicado por la Asociación Nacional de Sheriffs sobre los programas de tratamiento asistido con medicación en las cárceles señalaba que “el síndrome de abstinencia correccional por sí solo aumenta las posibilidades de que la persona sufra una sobredosis tras la puesta en libertad en la comunidad debido a la pérdida de tolerancia a los opioides.”

En junio, se puso en marcha el programa carcelario de tratamiento asistido con medicamentos (MAT por sus siglas en inglés) de MCSO a través de una subvención del DHCS para ampliar el acceso a MAT en las cárceles del condado, gestionado por Health Management Associates. MCSO, los Servicios de Recuperación y Salud Conductual del condado de Mendocino (BHRS por sus siglas en inglés), y Naphcare, una compañía privada actualmente contratada por el Condado de Mendocino para proporcionar servicios médicos en la cárcel, se asocian con Mendocino Coast Clinics en Fort Bragg y Mendocino Community Health Clinic (MCHC) en Ukiah para continuar el tratamiento fuera de la cárcel. A las tres semanas de comenzar el programa, ya participaban nueve personas.

Enfermedades de la desesperación: La adicción como enfermedad, no como elección 

La Dra. Lin Taylor es la administradora de casos del programa MAT de Mendocino Coast Clinics (MCC) y una proveedora de MAT que recibe derivaciones de pacientes de la cárcel. Taylor dice que ha visto crecer el número de sus pacientes de MAT hasta 118 y que las remisiones están aumentando. La cárcel refirió a un paciente la semana que ella habló con The Mendocino Voice. “Definitivamente tengo seguridad laboral aquí”, dice.

La Dra. Taylor compara el tratamiento de la adicción con el de cualquier otra enfermedad. “Si alguien tiene la presión arterial alta, recibe medicación para su presión arterial alta. Nosotros consideramos la adicción como una enfermedad”. dice Taylor. “La suboxona evita que el paciente entre en abstinencia. No es un subidón… sólo evita que los subidones y los bajones sean un callejón sin salida en el que no se pueda funcionar. También les quita las ansias para que su mente no sea una rueda giratoria de ‘¿Cuándo puedo conseguir la siguiente droga?”.

Una de las principales características de los programas MAT es la coordinación de los servicios sociales y de salud conductual, además de la medicación, dice la Dra. Taylor, que celebra reuniones semanales de grupo exclusivamente para sus pacientes de MAT: “Lo que nos parece tan importante es que podemos integrar la salud conductual”, dice Taylor. “Los pacientes reciben terapia y asesoramiento junto con su tratamiento. Podemos darles la medicina, pero lo que ocurre es que afloran sus emociones y traumas, que han estado adormecidos con las drogas. Y así tienen que seguir lidiando con ellas y esas emociones pueden ser detonantes de recaídas”.

Dr. Lin Taylor. (Dana Ullman / The Mendocino Voice)
Para los pacientes de la Dra. Taylor, el impacto ha sido abrumadoramente positivo. “Les cambia la vida”, dice. “Esa es la mejor parte de mi trabajo. Son capaces de volver a funcionar. Son capaces de volver a trabajar, de conseguir un empleo. Recuperan a sus hijos. Consiguen reparar sus relaciones”.

La Dra. Taylor y otros profesionales de los servicios de salud mental consideraron durante mucho tiempo que la cárcel era una oportunidad desaprovechada para poner a la gente en tratamiento y evitar las muertes por sobredosis. La Dra. Jenine Miller, directora de BHRS, dice que las primeras discusiones sobre el tratamiento asistido con medicamentos comenzaron hace siete u ocho años. La financiación y el estigma eran obstáculos que había que superar. 

“No es que [los programas MAT] no se utilizaran, sino que eran poco conocidos para nosotros en nuestra pequeña comunidad”, dice Miller. “Creo que es un cambio de mentalidad. No sólo en la cárcel, [sino] para toda la comunidad. Todavía no hemos comprendido como sociedad que [la adicción] es una enfermedad, y que tiene que ser tratada a un nivel diferente.”

El tratamiento asistido con medicamentos fue citado en un informe del Cirujano General de los Estados Unidos de 2018 como un tratamiento “estándar de oro” basado en la evidencia para el trastorno por consumo de opioides. El programa prescribe medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) (buprenorfina, metadona, naltrexona o Suboxone, una combinación de buprenorfina y naloxona) a un paciente con asesoramiento envolvente y terapia conductual. Estos medicamentos son antagonistas de los opioides, bloqueando e invirtiendo los efectos de los opioides en el sistema nervioso de la persona y evitan la euforia y las cualidades adictivas de los opioides. Múltiples estudios han demostrado que la buprenorfina y el Suboxone son seguros para quienes buscan tratamiento durante el embarazo.

Miller dice que una subvención inicial de DCHS en 2018 para identificar cómo agilizar el acceso a MAT en la cárcel, junto con la financiación para equipar a MSCO con Narcan, impulsó las discusiones de nuevo sobre un programa de MAT en la cárcel. “Eso realmente comenzó a cambiar la percepción [y trajo] a todos a la mesa”, dice.

Con una epidemia de drogas que hace estragos y las historias de éxito que llegan de las cárceles de todo el país sobre el impacto del modelo MAT, lo que parecía progresista en el pasado ahora parecía de sentido común. “Las fuerzas del orden aquí siempre han estado abiertas a implementar estrategias que reduzcan la reincidencia”, dice Rendy Smith, gerente del programa de abuso de sustancias y servicios del BHRS. “Las cifras hablan por sí solas. Los hechos no mienten. A medida que la nación en su conjunto ha comenzado a moverse hacia este enfoque de tratamiento y a adoptar el tratamiento asistido con medicamentos, nuestras fuerzas de seguridad locales realmente comenzaron a ver que ha habido éxitos, y que ha habido un movimiento hacia adelante en la implementación de estas cosas en las cárceles aquí, y en sus prácticas diarias.”

El capitán Pearce dice que, aunque la reducción de la reincidencia es una de las principales motivaciones de MCSO, “la razón más importante es salvar la vida de las personas. Estamos tratando de prevenir muertes y también tratando de conseguir ayuda para que la gente no se involucre en el sistema de justicia.”

Dos mundos chocan: Los centros penitenciarios como puerta de entrada al tratamiento 

Las cárceles han actuado como centros de desintoxicación de facto durante mucho tiempo y como una puerta giratoria para las personas que luchan contra los trastornos por consumo de sustancias. Se estima que entre el 24 y el 36% de los adultos dependientes de opioides entran y salen de las cárceles cada año, según un estudio de 2016. 

Históricamente, los centros penitenciarios no han estado preparados para atender ciertas necesidades sanitarias, como el tratamiento de los trastornos por consumo de sustancias y la salud mental. Sin embargo, la epidemia de opioides ha puesto a las cárceles en la primera línea. Aunque los profesionales que tratan la adicción llevan mucho tiempo viendo las cárceles como una oportunidad única para el tratamiento, el estigma y la financiación se han interpuesto en el pasado. Tal vez debido a la omnipresencia de la crisis de los opioides, esas actitudes están cambiando. La epidemia de drogas en Estados Unidos se ha cobrado la vida de al menos 94.134 personas, según datos provisionales de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Las muertes por opioides sintéticos, como el fentanilo, representaron el 60% de las muertes por sobredosis en Estados Unidos en 2020, un aumento del 32% respecto al año anterior.

“Realmente ha sido un cambio de cultura y en su mayor parte, [el MSCO] ha estado a bordo”, dice Smith. “Es sin duda una forma diferente de pensar y hacer las cosas. A veces hay un poco de resistencia al cambio, pero cuando ves los éxitos, cuando ves que las cifras disminuyen debido a ciertas implementaciones y estrategias, entonces eso hace que la gente quiera probar esas estrategias, probar esas implementaciones, y ver si no ayuda aquí en la comunidad”.

A través del proyecto de expansión de MAT de California, los programas de MAT se han expandido en los últimos años y ahora operan en más de 35 condados en todo el estado, incluyendo Mendocino. En junio de 2020, 6.500 detenidos en las cárceles de California habían recibido MAT durante su encarcelamiento, según el proyecto.

Una vez liberados, los retos pueden parecer insuperables sin una coordinación adecuada

Los protocolos de COVID-19 y el reciente aumento de casos en la cárcel han hecho que las reuniones en persona para el asesoramiento y las sesiones de grupo sean erráticas en un entorno en el que la gente no se queda mucho tiempo. Stacey Holden es la administradora de los servicios de salud de NaphCare en la cárcel del condado de Mendocino.  “Muchas veces, cuando la gente es arrestada, no se queda mucho tiempo”. dice Holden. “Así que a veces los [tratamos], pero se van antes de que podamos referirlos al [profesional] comunitario. Pero nos esforzamos por encontrarlos”.

Un plan de transición y una coordinación adecuada para alguien que se reincorpora a la comunidad después del encarcelamiento es esencial, pero la falta de fluidez entre la cárcel, los profesionales de servicios de salud, los seguros y otros servicios sociales pueden fallarle a una persona que ha estado encarcelada y que tiene necesidades básicas como la vivienda y la atención sanitaria, o, sobre todo en zonas rurales como el condado de Mendocino, necesita transporte para continuar el tratamiento. Los mecanismos de financiación existentes para esta atención también pueden crear problemas. Medi-Cal cubre el tratamiento MAT, sin embargo, la cobertura de Medi-Cal no está activa mientras alguien está encarcelado, lo que puede causar lagunas en el acceso a la atención médica y a la medicación que salva vidas una vez que la persona es liberada. Una vez que se conoce la fecha de liberación, BHRS puede ayudar a la transición de cada paciente de MAT a un profesional de servicio de salud en el condado. Medi-Cal puede ser reactivado si la persona está en la cárcel por menos de un año, aunque ha habido problemas reportados en otras partes del estado y por los profesionales locales sobre los retrasos que afectan el acceso al tratamiento oportuno, poniendo a los pacientes en riesgo de recaída u otras necesidades de salud graves después de ser liberados de la cárcel.

La geografía es otra cuestión. El BHRS está solicitando subvenciones para cubrir el coste del transporte a las dos clínicas que coordinan el programa carcelario MAT, situadas en Ukiah y Fort Bragg. En el pasado, Smith dice que el personal del BHRS conseguía que la gente fuera a programas de tratamiento residencial, pero la persona que buscaba el tratamiento no tenía forma de llegar allí después de ser liberada de la cárcel. 

Pearce afirma que el objetivo es contar con profesionales en todo el condado, donde hay más de 50 profesionales de MAT, aunque señaló que la geografía montañosa del condado “suele frenar muchos avances. Así que queríamos asegurarnos de que la costa estuviera incluida. A medida que vayamos desplegando esto y perfeccionándolo, queremos tener conexiones con todas y cada una de las clínicas del condado de Mendocino.”

El programa también está estudiando cómo utilizar un modelo similar para tratar el trastorno por consumo de alcohol. Actualmente no hay medicamentos para tratar el consumo de metanfetamina más allá de la terapia conductual, una droga que, según Pearce, es una gran preocupación en la cárcel. 

Por ahora, el incipiente programa carcelario MAT está encontrando su equilibrio y se ha convertido, como dice Rendy Smith, en “una labor de amor”.

Para obtener más información sobre el tratamiento MAT y otros recursos disponibles para tratar el trastorno por consumo de sustancias, consulte nuestra guía de recursos aquí.

[This article was originally published by The Mendocino Voice.]

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change.