Skip to main content.

Muchos de los empleados de las plantas procesadoras de carne de Iowa ya se encontraban en posiciones vulnerables. Entonces COVID les pegó fuerte en las plantas

Fellowship Story Showcase

Muchos de los empleados de las plantas procesadoras de carne de Iowa ya se encontraban en posiciones vulnerables. Entonces COVID les pegó fuerte en las plantas

Picture of Natalie Krebs
Amner Martinez runs a staffing agency in Des Moines. His family, who are originally from Guatemala, moved from California to Iow
Amner Martinez runs a staffing agency in Des Moines. His family, who are originally from Guatemala, moved from California to Iow
Natalie Krebs / IPR
Iowa Public Radio
Thursday, December 16, 2021

To read this story in English, click here.

Amner Martínez aún no conoce todos los detalles de cuando su padre, Concepción, de 74 años, enfermó gravemente de COVID-19 cerca del comienzo de la pandemia.

El padre de Martínez trabaja en la planta de Tyson Foods en Perry, Iowa, el lugar donde se produjo un brote en la primavera de 2020 que afectó a 730 trabajadores.

Martínez dijo que su padre, al que calificó de adicto al trabajo como él, no le dijo lo enfermo que estaba hasta que se estaba recuperando.

"Dijo que estaba como de rodillas, básicamente hablando con Dios", comentó.

Sin embargo, Martínez dijo que su padre y su madrastra no querían ir al hospital.

"Nadie sabía lo que era o, ya sabes, la información venía de diferentes maneras, así que siento que estaban avergonzados por ello, como si fuéramos contagiosos", dijo.

La familia Martínez es originaria de Guatemala. Se trasladaron a Iowa desde California en la década de 1990 para trabajar en la planta de Tyson de Perry.

"En 1995, en California, mis padres ganaban 4.25 dólares la hora", dijo.

Martínez dijo que el trabajo en Tyson duplicó sus salarios y que el costo de la vida en Iowa era mucho más asequible.

La mayor parte de su familia, incluido él mismo, ha trabajado en la planta de Perry.

Ahora Martínez dirige su propia agencia de empleo. Entre sus clientes se encuentran algunas empresas empacadoras de carne.

"Conozco perfectamente la parte dura [del trabajo]", dijo. "Y también conozco la oportunidad que ha proporcionado a toda mi familia para salir de la pobreza, de verdad".

The Tyson pork plant employees more than 2,000 workers and is one of the main economic drivers of Storm Lake. It was the site of a COVID-19 outbreak that affected one-fourth of its workforce. Natalie Krebs / IPR

Un cambio en la fuerza de trabajo de la industria

Las plantas empacadoras de carne están llenas de inmigrantes trabajadores como la familia Martínez.

Muchos son inmigrantes de primera generación procedentes de países de Asia, América Central y África.

El 38% de los trabajadores de la industria cárnica del país han nacido en el extranjero, comparado al 17% de todos los trabajadores, según el Economic Policy Institute.

Es un trabajo duro. Los trabajadores están todo el día de pie, hombro con hombro, procesando partes de animales.

Pero el salario medio por hora, de 15 dólares, es el doble del salario mínimo de Iowa, y el trabajo suele requerir poco o ningún conocimiento de inglés o educación, lo que lo hace atractivo para algunos inmigrantes recientes.

Sin embargo, sólo en las últimas décadas las empresas empacadoras de carne han confiado en este grupo para realizar estos trabajos.

El cambio de mano de obra comenzó en la década de 1960, cuando Iowa Beef Packers, con sede en Tama (Iowa), ahora Tyson Foods, transformó todo el sector, explica Dave Swenson, economista de la Universidad Estatal de Iowa.

Presentaron una nueva y más eficiente forma de procesar la carne que implicaba líneas más rápidas y eliminaba gran parte de la destreza del trabajo que normalmente realizaban los carniceros capacitados en ese momento, al hacer que los trabajadores hicieran el mismo corte repetitivo durante horas.

Swenson dijo que esto puso en jaque a la industria y a los sindicatos, a los que pertenecía la mayoría de los trabajadores en ese momento, y que hizo que el trabajo fuera más peligroso para los trabajadores de primera línea.

"El salario bajó mucho", dijo. "El tipo de trabajo que hacía la gente era repetitivo y provocaba lesiones. Las velocidades de las líneas eran rápidas".

Poco a poco, la antigua mano de obra, formada en su mayoría por blancos y afroamericanos nacidos en Estados Unidos, empezó a renunciar. Al principio, las empresas tuvieron dificultades para encontrar trabajadores que los sustituyeran.

"Descubrieron que podían ser atractivas y retener a los trabajadores nacidos en el extranjero, principalmente a los refugiados de Asia, y, o, a las personas que venían de México y América Central", dijo Swenson.

En Storm Lake, Willis Hamilton, abogado del bufete Hamilton, dijo que había visto esta transformación de la mano de obra de primera mano.

Hamilton solía trabajar los veranos en la fábrica de carne de cerdo de la ciudad cuando era estudiante de preparatoria y de la universidad en las décadas de 1950 y 1960.

La planta es operada por Tyson Foods ahora, pero en ese entonces era administrada por Hygrade.

Hamilton dijo que el trabajo era duro e incómodo.

"Se trabaja con cuchillos y sierras y otras herramientas que podrían cortarte los dedos. Tienen subproductos que apestan horriblemente y no son agradables de manejar", dijo. "Recuerdo que un día, por ejemplo, en mi trabajo, en Hygrade, tuve que recoger patas de cerdo todo el día", dijo.

Sin embargo, dijo que ganaba algo más de 3 dólares por hora, que era el doble de lo que pagaban otros trabajos de verano en aquella época.

"Eso supuso una gran diferencia sólo para mí", dijo. "Así que puedes imaginar lo que hizo para el hombre de familia".

Willis Hamilton works at a Storm Lake family-run law firm in existence since the 1860s. He represents a handful of workers affected by Tysons COVID-19 outbreak at the local pork plant. Natalie Krebs / IPR

Hamilton dijo que recuerda cuando la planta de Hygrade cerró a principios de la década de 1980. Estuvo inactiva durante unos años, y luego Iowa Beef Packers, a la que él llama la "empresa fuera de la ley", se hizo cargo de ella.

"Poco a poco fueron eliminando a todos los antiguos empleados y los sustituyeron por gente que trajeron de varios lugares, y los hicieron trabajar duro. Trabajaron duro para mantener al sindicato fuera", dijo.

Tyson adquirió la planta de carne de cerdo de IBP en 2002 y la de pavo en 2014, cuando se fusionó con Hillshire Brands.

Hamilton, cuyo bufete de abogados familiar se remonta a la década de 1860, lleva décadas representando a los trabajadores de las dos plantas de Tyson de la ciudad para las reclamaciones de indemnización de los trabajadores.

Dijo que Tyson sigue dependiendo en gran medida de los inmigrantes.

"Una de las razones que creo es porque no se quejan tanto como el trabajador medio", dijo. "Simplemente están contentos de tener un trabajo. En realidad, trabajan muy duro".

Hamilton está representando a un puñado de trabajadores y sus familias que han presentado reclamaciones de compensación a los trabajadores y demandas por muerte injusta por el brote de la planta de carne de cerdo de mayo de 2020.

"Son casos difíciles. Van a ser difíciles", dijo.

Hay pocos precedentes legales a los que recurrir para las lesiones y muertes de trabajadores relacionadas con la pandemia, dijo.

"La ley no está muy al día sobre cómo tratarla. Así que tienes que, en cierto modo, hacer tu propia ley", dijo.

Además, Hamilton dijo que una nueva ley estatal que Iowa promulgó en junio podría dificultar sus casos.

La ley otorga a las empresas, los hogares de ancianos y los centros médicos más protecciones de responsabilidad contra las demandas de clientes y empleados relacionadas con la exposición al COVID-19. En un movimiento inusual, la legislatura creó la ley para que se aplique retroactivamente para cubrir todo el año 2020.

Desafíos en la atención sanitaria a las minorías

Pero los brotes expusieron algo más que los desafíos legales para los trabajadores de las empacadoras de carne.

"Puede ser realmente desafiante con esta población abordar su atención médica", dijo Caroline Johnson, la directora clínica de Proteus, una organización sin fines de lucro que está lanzando una clínica de salud piloto en Midwest Premier Foods en el condado de Polk.

A car sits in the parking lot of the Tyson Foods Storm Lake pork plant. The plant's workforce is made up of many immigrants. Natalie Krebs / IPR

"Y, por desgracia, tienen tantas disparidades de salud y están en mayor riesgo de diabetes, hipertensión y colesterol".

Johnson dijo que estas condiciones ponen a los trabajadores en mayor riesgo de contraer COVID grave.

Daniel Zinnel, director general de Proteus, dijo que la organización sin ánimo de lucro quería empezar a trabajar con los trabajadores de las plantas empacadoras de carne, incluso antes de la pandemia, porque se enfrentan a una serie de barreras a la atención sanitaria.

"Algunos de los trabajadores no contratan el seguro porque es un gran gasto de su bolsillo", dijo.

"Otros tienen potencialmente acceso al seguro, pero tal vez no pueden llegar a una clínica porque no está abierta en el horario en que la necesitan porque trabajan en diferentes turnos y no pueden salir del trabajo".

Los inmigrantes tienen muchas más probabilidades de no estar asegurados, según un estudio de la Kaiser Family Foundation. Encontró que solo el 46 por ciento de los inmigrantes indocumentados no mayores y el 25 por ciento de los inmigrantes legalmente presentes no tenían seguro en 2019, en comparación con solo el 9 por ciento de los ciudadanos estadounidenses.

A principios de este año, Tyson Foods comenzó una iniciativa similar, asociándose con Marathon Health para abrir siete clínicas de salud piloto en plantas de todo el país.

Claudia Coplein, directora médica de Tyson, dijo que la empresa hizo planes para iniciar el programa antes de la pandemia porque descubrió que los trabajadores de primera línea no estaban utilizando sus beneficios de salud y sólo buscaban atención si era una emergencia.

"Intentamos ayudarles a superar estas barreras y, al mismo tiempo, ayudarles a detectar tempranamente los problemas de salud y promover hábitos más saludables", dijo Coplein.

Pero estos programas piloto privados sólo cubren una pequeña fracción de los trabajadores de las plantas.

Los programas de salud pública locales, estatales y federales suelen encargarse de atender a la población en general.

El gasto en salud pública como proporción del gasto sanitario total ha ido disminuyendo en Estados Unidos desde el año 2000, según un informe de la organización sin ánimo de lucro Trust for America's Health.

Janice Edmunds-Wells was the director of the Iowa Department of Public Healths Office of Multicultural and Minority Health for more than a decade before she was laid off due to budget cuts in 2017. Natalie Krebs / IPR

Algunos estados, como Iowa, han recortado las iniciativas estatales de salud pública dirigidas a la salud de las minorías en los últimos años.

Janice Edmunds-Wells era un equipo de una sola mujer que dirigía la Oficina de Salud Minoritaria y Multicultural del Departamento de Salud Pública de Iowa durante más de una década antes de que dijera que fue despedida abruptamente cuando la legislatura estatal recortó el departamento de 106,000 dólares en 2017.

"Recuerdo ese día porque llegué a la oficina esa mañana, y solo había estado en el trabajo durante quizás, como, 30 minutos", dijo. "Y me llamaron a recursos humanos, y me dijeron lo que había pasado".

Edmunds-Wells dijo que su trabajo consistía en reforzar la concienciación y las conexiones de las iniciativas de atención sanitaria para las diversas poblaciones del estado.

"La gente venía y decía: 'Quiero hacer algo en la comunidad y no sé qué quiero hacer'", dijo, "así que organizaba cosas como conferencias, o capacitaciones educativas - realmente trabajando con la gente donde estaban en sus comunidades".

Otros estados, como Texas, también han eliminado discretamente en los últimos años los programas sanitarios estatales que se ocupan de la salud de las minorías.

En un comunicado, la portavoz del IDPH, Sarah Ekstrand, dijo que aunque la oficina fue eliminada en 2017, el departamento ha tomado medidas para abordar la salud de las minorías, como la adopción de una política de equidad de salud más tarde ese año.

Este año, el departamento contrató a un coordinador de equidad de salud para llevar una " mirada de equidad " a los programas en IDPH y el Departamento de Servicios Humanos, dijo.

"Estamos comprometidos a abordar las disparidades de salud en las poblaciones desproporcionadamente afectadas por las desigualdades de salud. Como tal, tenemos un enfoque renovado en este trabajo y hemos puesto en marcha los esfuerzos de todo el departamento para integrar un enfoque de equidad de salud en todos nuestros programas", dijo Ekstrand.

Claudia Corwin, especialista en medicina del trabajo de los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa, dijo que los departamentos de salud pública de la mayoría de los estados no estaban preparados para los brotes de COVID-19 en las plantas, y todavía no lo están.

"Muy, muy pocos estados tienen protecciones reales para los trabajadores vulnerables del sistema alimentario en caso de emergencias de salud pública como la pandemia de COVID, y eso debe llegar al nivel legislativo", dijo.

‘Mucha gente está disgustada, pero nadie quiere hablar de ello’

Algunas investigaciones han revelado que las comunidades minoritarias, en particular las de las ciudades rurales empacadoras de carne, se vieron profundamente afectadas por la pandemia.

David Peters, profesor de sociología de la Universidad Estatal de Iowa, realizó una amplia encuesta sobre el impacto de la pandemia en las comunidades rurales de Iowa.

La encuesta abarcó 73 comunidades de Iowa, e incluyó las comunidades empacadoras de carne de Columbus Junction, Storm Lake, West Liberty y Denison, todas ellas con poblaciones minoritarias superiores al 60%.

Peters dijo que las comunidades minoritarias de estas ciudades informaron de que se vieron afectadas por la pandemia en muchos aspectos: física, mental y económicamente.

"Sufrieron en particular económicamente al ver reducidas sus horas de trabajo, recortes salariales, pérdidas de beneficios, pérdida de sus empleos y, por supuesto, impactos en la salud. Muchos de ellos fueron hospitalizados", dijo.

Pero Peters dijo que los trabajadores de las comunidades rurales empacadoras de carne también informaron que tenían miedo de hablar sobre sus preocupaciones acerca de la salud y la seguridad por temor a las represalias de su empleador.

"Mucha gente escribió algo en el sentido de que hay grandes problemas en esta comunidad", dijo Peters. "Mucha gente está disgustada, pero nadie quiere hablar porque hay consecuencias. Nadie quiere perder su trabajo".

En una audiencia en el Congreso en octubre sobre las condiciones de las plantas empacadoras de carne durante los brotes, Debbie Berkowitz, ex asesora principal de políticas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, dijo que batalló para que los trabajadores hablaran públicamente sobre sus experiencias.

"Creo que lo que ha ocurrido en los últimos 20 años es que la industria se ha ido concentrando mucho más. Así que ahora tenemos estas enormes empresas que tienen recursos ilimitados. Pero también tienes una especie de mano de obra muy aterrorizada", dijo Berkowitz.

Signs posted on the Storm Lake Tyson pork plant advertise higher wages and sign on bonuses to attract workers as the meatpacking industry faces a frontline worker shortage. Natalie Krebs / IPR

Las empresas empacadoras de carne, al igual que muchas industrias, se enfrentan a una gran escasez de trabajadores de primera línea.

Dalia Kyi, que anteriormente trabajaba para EMBARC, una organización que trabaja con refugiados, dijo que algunos trabajadores renunciaron porque estaban asustados.

Pero otros renunciaron debido a otros factores relacionados con la pandemia, como la imposibilidad de encontrar una guardería.

"Mucha gente lo dejó también por el problema del cuidado de los niños", dijo. "Las escuelas están cerradas y los padres no pueden ir a trabajar".

Esto significa que los actuales trabajadores de la empacadora de carne tienen que trabajar más horas, lo que, según los expertos, podría provocar un mayor índice de lesiones.

Una trabajadora Karen, perteneciente a la minoría étnica de Myanmar, que trabaja en la planta de Tyson Perry, dijo que a veces su departamento ha tenido sólo la mitad de su personal normal. Pidió no ser identificada por temor a sufrir represalias en el trabajo.

"Tienes que hacer trabajo extra por otras personas porque... falta gente", dijo a través de su cuñada, que hacía de intérprete.

Esta escasez ha llevado a las grandes empresas cárnicas a aumentar los salarios y las primas de contratación para atraer a más trabajadores.

"También estamos acelerando las inversiones en automatización y tecnologías avanzadas para hacer que las funciones existentes sean más seguras y sencillas, a la vez que se reducen los costos", dijo Donnie King, el director general y presidente de Tyson en una llamada de actualización trimestral con los inversores en noviembre.

"Confiamos en que nuestras acciones aumenten los niveles de personal de Tyson y nos posicionen para el crecimiento del volumen".

Swenson, el economista de la ISU, dijo que los funcionarios del gobierno y las industrias empacadoras de carne deben comenzar a priorizar la salud y la seguridad de los trabajadores.

"La economía en general no puede estar bien hasta que la mano de obra esté bien", dijo. "Y la mano de obra en este momento todavía no está bien, y suponer lo contrario es una tontería", dijo.

Swenson dijo que eso significa que los líderes federales y estatales deben adoptar un enfoque centrado en los trabajadores, no en la industria empacadora de carne.

Martínez dijo que cree que algunas empresas empacadoras de carne no siempre entienden lo importante que son los trabajadores inmigrantes para la industria, ya que siguen siendo algunas de las únicas personas dispuestas a hacer el trabajo duro.

"Tienen que entender que los inmigrantes son los que van a salvar esta escasez", dijo.

This is part two of a three-part series.

This project was produced as part of the 2021 National Fellowship with USC Annenberg Center for Health Journalism.

Con el apoyo de Hola Iowa con las traducciones al español.

[This story was originally published by Iowa Public Radio.]

Did you like this story? Your support means a lot! Your tax-deductible donation will advance our mission of supporting journalism as a catalyst for change